Opinion · La oveja Negra

‘A quemarropa’: qué narices es eso de la novela negra

¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy?  No existe un género literario con tantas dudas existenciales como el negro. Hasta en eso el noir es único. A diferencia de otros estilos literarios donde sus características y peculiaridades están claramente definidas (todo el mundo reconoce una novela histórica, por ejemplo), en el negro el asunto es mucho más difuso. ¿Basta con meter un cadáver para que una obra sea considerada negra? ¿Si la policía no aparece en el texto, se puede calificar a un libro como policiaco? ¿Son las novelas de espías literatura noir? Aclarar todas estas dudas es lo que intenta A quemarropa, un estudio académico y detallado sobre la época clásica de la novela negra y policiaca, editado por Alrevés. Una de las editoriales que más está haciendo por el género negro en España. La obra está escrita por dos auténticos especialistas en el tema: Álex Martín, profesor de Lengua y Literatura Catalana, y además coordinador del Congreso de Novela y Cine Negro de la Universidad de Salamanca.  Y Jordi Canal, que ha sido director de la Biblioteca La Bòbila, que cuenta con uno de los mayores fondos dedicados a las obras negras y policiacas. Además fue el creador del primer club de lectura de novela negra de España. La talla de sus autores pone de manifiesto la seriedad y el rigor de esta investigación de las que harían falta más, muchas más, para que, desde el ámbito académico, se reconozca el valor literario del género negro que aún hoy incomprensiblemente se le niega.

El principal problema del término novela negra es que con estas dos palabras se engloban varios géneros y subgéneros literarios que poco o nada tiene que ver entre sí. ¿Es lógico que se encuentren en la misma estantería autores como Agatha Christie, David Goodis, Jim Thompson, Patricia Highsmith, Grahame Green o Ed McBain? ¿Qué son las novelas “enigma”? ¿Por qué nace y cuáles son las características de Hard Boiled? ¿Qué son las crook stories? ¿Y un thriller?  ¿Cómo tiene que ser una novela para ser considerada un procedural? ¿Cuáles son las diferencias entre las corrientes norteamericana y europea?

Un libro que no solo sirve para conocer los inicios y la evolución del género (pudiendo tirarnos el pisto frente a unas copas de todo lo que sabemos en cualquier congreso sobre novela negra) sino también para poder diferenciar entre los distintos tipos de novelas englobadas bajo este epígrafe que encontramos en las librerías. Así descubriremos cuál es la que más nos gusta.

Mi definición favorita sobre el género es de Otto Penzler y aparece en el libro: “La categoría de lo noir no difiere mucho de lo pornográfico, en el sentido de que ambas resultan virtualmente imposibles de definir, pero todo el mundo cree saber reconocerlas cuando las ve”.