La soledad del corredor de fondo

Para ganar Madrid damos un paso al frente

La jornada electoral del pasado 25 de mayo pasará a la historia como uno de los mayores acontecimientos políticos de las últimas décadas.

Años de movilizaciones, de sufrimiento e indignación ciudadana se tradujeron en un resultado que nos mostró cómo el cambio es una posibilidad real en nuestro país.

Cambio político que en Madrid se nos presenta como una realidad cercana. Es en nuestra Comunidad donde la respuesta ciudadana ha adquirido una dimensión y una profundidad mayor. Es en nuestra región dónde la movilización social y sindical ha conseguido vencer ese sentido común del sistema que nos decía que "salir a la calle no servía de nada".

Reformas laborales y privatizaciones han sido vencidas en uno de los ciclos de movilización social más singulares de toda Europa, expresión de una mayoría ciudadana contraria a los recortes sociales y rescates financieros.

La mayoría de la población está de acuerdo en objetivos de mínimos que son bloqueados, por unas instituciones en manos de los partidos culpables de una política de austeridad contraria al interés general. Partidos que representan a una élite y a un bloque de poder que ha sobrevivido al generar durante décadas una sensación en la ciudadanía de que por mucho que vote no decide.

Sin embargo, esa sensación de impotencia llega a su fin al encontramos ante un ciclo político agotado. Más de dos décadas de gobierno de un mismo partido es demasiado, un partido sin ideas y en declive, ya sin capacidad de dar respuesta a los retos que la sociedad madrileña demanda, en especial a sus generaciones emergentes. La salida a la crisis no puede seguir siendo a costa de las generaciones más jóvenes o de quienes viven de su trabajo, de su pensión o de su pequeña empresa.

Asistimos al principio del cambio político en Madrid. En el imaginario del pueblo madrileño aparece una idea: ganar Madrid. Un objetivo que comienza a movilizar a una mayoría social golpeada por la crisis.

Pero para ganar Madrid es necesario partir de una realidad: en estos momentos ninguna fuerza política, social o sindical por sí sola puede afrontar el reto de construir una alternativa. La convergencia, por tanto, es la palanca del cambio.

Para derrotar ese sentimiento de que no hay alternativa, es necesario pensar en términos de mayorías sociales, las cuales no se van a articular en torno a una mera propuesta de suma de siglas donde el debate de los nombres se imponga al de las ideas.

Sin proyectos serios las sumas no suman. La única suma que cuenta para ganar Madrid es aquella que consiga generar un escenario ganador. Un escenario que haga que la familia a la que le han quitado el pediatra de su hijo o una persona que ha perdido su trabajo, tenga ilusión en que puede recuperar la política y con ella cambiar las cosas.

Un proceso de convergencia no se hace a través de anuncios de dirigentes de organizaciones. Se hace a través de la convocatoria sincera a todos los sectores que quieren cambiar Madrid a construir proyectos y programas que tengan posibilidad de ser gobierno en 2015.

Impulsar de nuevo la movilización social, debatir y debatir hasta construir un discurso compartido que desarrolle un programa de Gobierno que lleve a las instituciones lo que hoy está en la calle.

Convocatoria que haga sentir a las mayorías sociales como las verdaderas protagonistas del cambio, lo que nos obliga a avanzar hacia modelos de participación dónde puedan decidir los sectores y personas afectadas por la crisis, y no sólo los que dedicamos más tiempo al activismo social o político, o más relevancia social tengamos por ello.

Los tiempos políticos se aceleran. Los marcos de oportunidad aparecen, pero si no se aprovechan, terminarán cerrándose por mucho tiempo. La puerta del cambio político está abierta de par en par, ahora el desafío consiste en cruzar esa puerta. IU de Madrid está dispuesta a hacerlo y da un paso al frente con el objetivo de ganar Madrid para las personas.

Eddy Sánchez

Coordinador general de Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid