La soledad del corredor de fondo

La detención de Alfon y el mensaje del régimen

Lo primero, mostrar mi total solidaridad con Alfon y su familia, gente trabajadora y luchadora de Vallecas, el barrio al que estoy unido desde que llegué a Madrid.

A Alfon le detienen por participar en el piquete de Vallecas que apoyaba la convocatoria de Huelga General. Un piquete concurrido, muestra del potente tejido social vallecano, el gran barrio obrero de Madrid. Piquete del que formé parte junto a cientos de vecinos y vecinas en el que participaban un nutrido grupo de jóvenes antifascistas, jóvenes mayoritariamente trabajadores precarios y en paro entre los que estaba Alfon.

Ese día la Huelga fue un éxito. La circulación de vehículos y autobuses urbanos era escasa, el pequeño comerció cerró en prácticamente todo el barrio, los vecinos expreban a nuestro paso un apoyo incontestable, realidades que influyeron en el tono festivo de ese piquete.Estuve todo el día en el mismo y nunca pasó nada, ni un hecho que remotamente pueda coincidir con la versión policial que, al final, sirvió de única prueba para encarcelar a Alfon. Que a nadie le quepa duda, estamos ante un montaje bien planificado y ejecutado; pero ¿por qué?

Mi opinión es clara. Con la detención de Alfon el régimen nos lanza un mensaje: la crisis no se va a superar. El escenario de la España que viene va a ser el de la fractura social como realidad estructural, permanente, definitoria de la España post crisis de los próximos años.

Pero para analizar bien ese mensaje es necesario utilizar la brocha fina y no caer en la tentación del brochazo-consigna. El régimen practica la detención como mensaje ejemplarizante, dirigido a lo que Alfon y ese piquete representaban.

- Primer mensaje: en la España post crisis habrá una mejora, pero no para jóvenes como Alfon. La crisis pasará pero el ajuste quedará en la periferia de la España de la fractura social.

- Segundo mensaje: se presume que habrá descontento, pero no toda muestra de protesta será reprimida. Con la detención de Alfon el régimen nos dice que si el descontento se canaliza por las instituciones, éste será permitido, incluso favorecido, porque es integrable por el sistema. Pero si ese descontento se manifiesta en forma conflicto, éste será reprimido. Toda manifestación política, incluida las formas de rebeldía social, son integrables para el sistema, menos una, aquellas que se expresan bajo un contenido anticapitalista; estas serán las reprimidas.

El régimen sufre a nivel electoral pero sabe que su modelo social y de propiedad no cuenta con una contestación social significativa, por eso duerme tranquilo. Pero esa tranquilidad no es total, porque todo el mundo sabe que en la periferia de nuestras ciudades algo falla, y que por esa grieta se cuelan expresiones de lucha que beben de una tradición revolucionaria, que el sistema ya no va a tolerar, y por eso, detienen a Alfon.

Dedicado a Elena, madre de Alfon, y a toda la asociación de Madres contra la represión.