La espuma de la noticia

Supremo enfado de Tardá

Aunque Descartes dijese que ser rey de sus humores es privilegio de los seres más evolucionados, el diputado de ERC, Joan Tardá, entiende que cuando uno pasa de la sorpresa a la indignación se justifican los epítetos de "tahúres, desleales y bajos" que ayer profirió contra los jefes de filas del Grupo Socialista. Porque, después de haber pactado con ellos la distribución autonómica de la mitad del 0,7% del IRPF para otros fines de interés social, la dirección del PSOE y la ministra Mercedes Cabrera se han echado para atrás. Carles Campuzano, de CiU, exhibió un enfado más fino.