La lupa

El portazo de la concejala Fátima

El debate sobre el hiyab puede tomar derroteros muy singulares. Hace poco tiempo, el líder del PP, Mariano Rajoy, se fotografiaba muy ufano con Fátima Mohamed, concejala del PP en Gines (Sevilla), con su cabeza cubierta por el tradicional pañuelo. Ayer, la mujer se dio de baja en el partido por sentirse discriminada precisamente por usar la prenda. "Bien que se me ha querido para la foto", se lamentaba. Es lo que pasa con las mudanzas. Antaño, el PP decía amar a las musulmanas; hogaño, dice defender la liberación de la mujer.