La lupa

Esto huele a arsénico

El venezolano Hugo Chávez nunca se ha creído la versión oficial de que su ídolo, el libertador Simón Bolívar, muriese de una tuberculosis. Pues bien: un científico de la Johns Hopkins University, Paul Auwaerter, ha publicado una investigación según la cual Bolívar murió envenenado con arsénico. Aunque no descarta la posibilidad de un atentado, Auwaerter se inclina por pensar que se trató de una ingestión de un medicamento contaminado. Chávez sostiene que hubo asesinato. El hecho es que aquí huele a azufre. O para ser exactos, a arsénico.