La lupa

Un dilema sentimental

La derecha se enfrenta desde ayer a un dilema sentimental mayúsculo por culpa del bendito fútbol. Por una parte, quiere que España gane el torneo mundial; por otra, teme que una victoria de la roja pueda dar oxígeno al perverso Gobierno de Zapatero, ahora que está contra las cuerdas. En realidad, no debería haber motivo para tal preocupación: si la selección es eliminada, la culpa será de Zapatero, ni más faltaba. Y si gana la copa, lo hará pese a los esfuerzos de Zapatero por hundir a España. No hay que darle más vueltas. Está chupao.