La lupa

Cameron y la fiesta con los gays

El premier británico, David Cameron, ofrece hoy una fiesta al colectivo gay en Downing Street, su residencia oficial. La tradición la inició su antecesor en el cargo, el laborista Gordon Brown: lo novedoso –y encomiable– es que Cameron, conservador, haya decidido continuarla. La pregunta es si se atreverá a dar más pasos en esa línea. Sobre todo, si algún día se reconocerá en Reino Unido el matrimonio entre homosexuales. El primer ministro no lo contempla. Así que, de momento, la cosa se queda en una fiesta.