La lupa

Frente a la crisis, soltería al canto

El año pasado se celebraron –es un decir– en España 175.952 matrimonios, 19.328 menos que en 2008. Supongamos que una boda promedio (y eso abarca del papeleo en el juzgado del barrio a un dispendio en El Escorial) cuesta a los novios unos 20.000 euros; y calculemos que van de media 100 invitados que entre regalo y viaje gastan 150 euros cada uno. Todo esto significa que los españoles ahorraron en 2009 más de 675 millones de euros en bodas. Y el amor no consta que haya remitido. Que cada cual saque sus conclusiones.