La lupa

¡Ay los billetes de 500 euros!

Llevo siete años preguntádome cómo serán los billetes de 500 euros. Ni uno caído en mis manos desde que la peseta desapareció. Pero no sé de qué me extraño. Billetes de 500 manejan quienes los pueden manejar. Fernández Bermejo, para pagar esas cacerías que, además de dinero, cuestan un ministerio. El alcalde de Alcaucín, para que sus "ahorros de toda la vida" no abulten demasiado debajo del colchón. Los amigos de Camps, para comprarle trajes por docenas en Milano... Así es normal que no queden billetes de 500 para los demás.