Opinión · La preguntadora

¿Dos más dos?

En el cole nos enseñaron que dos más dos son cuatro. Pero luego la vida nos dice que, a veces, sí y, a veces, no. 

Bermejo y Garzón fueron pillados, por El Mundo, cazando juntos y fue tal el escándalo que el ministro dimitió o le dimitieron y hasta se le multó. Eso sí, gracias al evento, la licencia de caza será común para media España… Para algo sirvió el lío, además de para darle fuerza al PP; que, con eso y ganar en Galicia, se ha  crecido más que todos los ríos juntos. Aunque, probablemente, también influye en ese crecimiento desmedido que los enemigos de Rajoy (de dentro) están muy quietecitos, rezando al unísono, para que no se  les lleve por delante la riada Correa

Sin embargo, el Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, el Sr. Vieira fue pillado, por este diario, almorzando con Francisco Granados, consejero de Espe Aguirre (entre otros cargos), un día antes de que su tribunal asumiera la investigación del caso Gürtel, que afecta a tres diputados regionales de Madrid del PP. Además, admite que hablaron sobre el caso – como si le diera miedo que le hubieran grabado – pero declara que no hubo “ninguna zona oculta”. Cosa que no podremos comprobar porque, aunque Granados, presuntamente espía, hubiera llevado micrófono no nos lo va a contar.  

Sobre el asunto,  Francisco Caamaño, metidísimo en su papel de ministro de justicia conciliador, considera que “no es bueno estar formulando imputaciones y conjeturas” sobre las reuniones que los cargos públicos mantengan con los políticos; como debió decirle Bermejo al pasarle la cartera. Yo añado: tampoco es bueno creer que dos más dos son siempre cuatro.