Opinion · Lo queremos todo

Un campo de futbito frente a la Vía Dolorosa del Calvario

Hay quien piensa que puede no preocuparse por la política. Pero la política es “el precio del pan, del pescado, de la harina, / del alquiler, de los zapatos o las medicinas” como dijo Bertold Brecht. Si no la hacemos nosotros, la harán contra nosotros, lo hemos visto mil veces. Cierto, la arena institucional no es la más agradable. Ni siquiera la más importante. Pero allí se deciden muchos de los asuntos que condicionan nuestro día a día. Por eso no podemos hacer como si no existiese. Y por eso tenemos que abrirnos también allí una brecha: para que las y los de abajo, sus luchas, sus prioridades, nuestras vidas, sean las que marquen la agenda.

Estas primeras líneas las escribo desde Palestina, estoy aquí con Pablo, con Lola y con Juan de prensa, junto a un grupo de compañeras y compañeros del grupo parlamentario. Las escribo desde Jerusalén Este, después de que ayer el Gobierno de Netanyahu nos trastocara la agenda de la delegación impidiéndonos entrar en Gaza para conocer de primera mano las consecuencias de la reciente y criminal ofensiva militar israelí. No quieren testigos de la masacre y menos si van a andar haciendo ruido después en el hemiciclo de Estrasburgo y en los pasillos del Parlamento en Bruselas. No quieren que les digamos que lo que han hecho en Gaza y lo que hacen desde hace años en Palestina es ocupación colonial, es apartheid, es limpieza étnica, es genocidio. Y lo que no es más grave pero si más descarado es que es ilegal: la ocupación, el muro que separa pueblos y familias y anexiona territorios que no son suyos, los asentamientos que van más allá de lo establecido en los acuerdos de 1967, la discriminación y el hostigamiento de los árabes que viven en Israel y de los que viven en la tierra que les queda en Palestina, la negativa al retorno de los refugiados.

Los hebreos son gente decente. Hoy nos hemos sentado con representantes de la sociedad israelí que enfrentan valientemente al sionismo cada día. Hebreos capaces de sentir en carne propia el dolor de sus vecinos. Hebreos, israelíes, judíos, que decidieron un día que nunca más su gobierno iba a seguir asesinando niños en su nombre teniendo como coartada su miedo, su silencio o su apatía. Son gente admirable, guardianes de un fuego que brilla en sus miradas para mantener viva la esperanza en un futuro de coexistencia y de convivencia. De convertir tanto sufrimiento en un mal sueño que ha durado demasiado.

Pero también, y desde que llegamos hemos conocido la mirada de los palestinos que resisten cotidianamente la ocupación sin estar en ningún frente bélico. Los palestinos son gente fuerte y dolorida que aún conserva la ternura. En la ciudad vieja de Jerusalén, en al-Quds, frente a la Vía Dolorosa cuyas estaciones del calvario de Jesús se copian religiosamente cada año por las calles de mi Andalucía en los Vía Crucis, hay un campo de futbito asediado por banderas israelíes. Resulta extremadamente extraño que en un complejo monumental de la magnitud de la ciudad vieja de Jerusalén, en “tierra santa” haya un centro social comunitario donde las niñas juegan al baloncesto y los niños al fútbol, división sexual del deporte que recuerdo perfectamente de mis días de colegio. Un centro social donde mujeres de todas las edades hablan de sus vidas y aprenden juntas a usar facebook. Un centro social donde niñas y niños se amontonan en columpios y balancines y se aprende fotografía y se repasan las matemáticas. El centro social Burj al-Luquq que da color al populoso barrio de Bab-Hutta no tiene tan insólita localización por casualidad. Responde a la necesidad de ocupar el único espacio diáfano de la ciudad vieja junto a la Explanada de las Mezquitas. Los palestinos saben muy bien que lo que no se ocupa corre el peligro de ser invadido y, según nos cuentan, este lugar estaba entre los planes expansionistas del Estado de Israel. Los vecinos ocuparon la explanada durante 40 días hasta que consiguieron demostrar la titularidad palestina de los terrenos y para que nunca más fuera un espacio libre construyeron este lindo proyecto. La combinación perfecta de esas dos señas de identidad que les descubro con los ojos redondos al pueblo palestino: firmeza y ternura.

Dirán que soy una ingenua, que esta primera crónica de mi primer día en Palestina es muy naíf, como se dice ahora de los que no tenemos de entrada ganas de envenenarnos. Que no conté que vi por primera vez también el horrendo muro que se construye y avanza y separa a los agricultores de sus tierras y a los niños de sus escuelas, de la ocupación ilegal de tierras y de casas que se cubren de banderas israelíes para recordar a los palestinos todos los días que la impunidad es una costumbre de este Estado consentido por la comunidad internacional. Que no conté como vi que tres chavales cargados con ametralladoras detenían a otros tres chavales que pasaban por allí con sólo levantar las cejas en la Puerta de Damasco. Pero qué queréis que os diga, mañana visito con los demás compañeros y compañeras el hospital de al-Makased y la dolorida ciudad de Hebron y pensar en el rabino que se enfrenta a los suyos y los niños que sonríen en Burj al-Luqluq me ayudará sin duda a atravesar el trance.