Opinion · La realidad y el deseo

Las llamas del infierno, Podemos y la economía

Estallan las alarmas cada vez que alguien se atreve a formular un programa para cambiar la deriva de la realidad económica. Los comentaristas oficiales reparten sus opiniones entre el desprecio, la amenaza y el miedo. Pero la mayoría de los argumentos pueden resumirse en una profecía: si alguien se atreve a poner en duda el orden establecido, caerá una plaga maligna contra todos nosotros.

A los que dibujan la catástrofe en el futuro, hay que plantearles de inmediato un interrogatorio sobre el presente. ¿Qué opinan ustedes de lo que sucede hoy? ¿No les parece ya una catástrofe? Porque se trata en realidad de definirse ante la injusticia, de admitirla como un mal inevitable o de comprometerse con la búsqueda de una solución.

Si miramos lo que sucede, resulta sentimental e intelectualmente alarmante el panorama de lo “normal” y lo “pragmático”, es decir, de “lo no utópico”. La privatización de la política en manos de las élites económicas ha cancelado la soberanía cívica. Las decisiones sobre nuestra vida no se toman en los parlamentos, sino en despachos de especulación que viven al margen de la voluntad popular. La democracia —como concepto— forma ya parte de la melancolía. El descrédito de los políticos no depende sólo de sus corrupciones, sino de la inutilidad con la que se presentan en sociedad. En realidad es un disparate pagar un sueldo de chófer cuando se ha vendido el coche o mantener una estructura política cuando las decisiones se toman en otro lado y por gente que nadie vota.

Desde el mundo de vista sentimental es difícil mantener la dignidad. El crecimiento de la miseria, la pobreza infantil, la brecha entre ricos y pobres, la crueldad de los desahucios, la liquidación de los servicios públicos y el deterioro del mundo laboral han generalizado la explotación hasta unos niveles descarnados. La catástrofe está aquí. Se hacen cómplices de ella quienes intenta mantener el orden establecido a costa de inyectar miedo en la sociedad y de profetizar las futuras llamas del infierno cada vez que unos políticos se atreven a hacer cambios.

Durante siglos, la amenaza preferida del poder fue el infierno. Cuando alguien intentaba obrar de manera distinta a la prefigurada por la jerarquía, cientos de ministros y sacerdotes amenazaban con el castigo de Dios. Las supersticiones religiosas del miedo provocaron una paradoja extraña: reclamaban respeto y amor para Dios por el mecanismo de convertirlo en un canalla justiciero. Los que amenazan con el infierno no ofrecen la perspectiva del amor, sino el pánico a un poder terrible capaz de torturarnos. Buena parte de los sermones exigen amor por un torturador.

Ahora ocurre lo mismo con las supersticiones económicas. Este orden es miserable, desigual, injusto, homicida, egoísta, cruel (y ahí están los datos), pero si ustedes intentan cambiarlo serán perseguidos por los Mercados o por el Banco Central Europeo. Muchos de los sermoneadores modernos, se muestran muy orgullosos de ser sacerdotes de un sistema explotador. En nombre de un Dios terrible, juegan a despreciar las medidas que proponen los economistas dispuestos a cambiar las cosas. Las catástrofes que anuncian son la mejor prueba de que estos sacerdotes del neoliberalismo sirven a un canalla: el capitalismo desalmado.  La economía dominante no es ni pragmática, ni realista, sino indecente, una verdadera canallada.

Las ideas económicas que han ordenado Viçen Navarro y Juan Torres en el documento de Podemos no son nuevas para quien conozca los libros que vienen publicando en la última década. La novedad es que una fuerza política haya solicitado la colaboración de estos dos profesores. Más que sus ideas, lo que quizá irrita es que ahora se salgan del ámbito académico para llegar a un partido con posibilidad de acción. Y lo que se pone sobre la mesa es que, frente a la privatización de la política en favor de la economía especulativa, es posible y necesario politizar la economía en favor de la gente. Es decir: poner el dinero al servicio de los seres humanos, en vez de a los seres humanos al servicio del dinero.

A los que tachan de utópica esta actitud hay que exigirles que opinen sobre esa catástrofe que llamamos presente. Porque, tal y como están las cosas, parece inadmisible dejarse llevar por la inercia de lo establecido, renunciando a poner en marcha medidas tajantes contra la miseria y la explotación actual.

Hay que perderle el respeto a todo señor que nos amenace con los grandes castigos de su infierno si decidimos llevarle la contraria. Dicen los mercados y las grandes fortunas: como no dejes que te sigamos explotando, te vamos a castigar de forma cruel. Nos gobierna el sentido común de unos matones de barrio, la extorsión de unos mafiosos.