Argumentos para indignados

No es que les falten argumentos, pero ahí va un poco de materia prima adicional, en forma de citas literales de un autor ilustre (que identificaré al final), para reforzar a la legión de indignados con ‘los males de la patria’ que se han echado a la calle para reclamar una nueva forma de hacer política.

“Diariamente se dan noticias de desaparición de caudales (…), irregularidades, chanchullos, infundios y otras mil suertes de latrocinios”.

“Uno de los rasgos más notables de la inmoralidad pública española es la impunidad. En el arte diabólico de explotar al erario no hay quien nos iguale”.

“El mal viene de arriba abajo pues, en proporción, son más sanas y honradas las clases populares que las de elevada alcurnia”.

“El pandillaje político y el desbarajuste administrativo influyen extraordinariamente en la inmoralidad, mantenida en gran parte, sea o no inconscientemente, por personajes respetables (sic) de todos los partidos”.

“Es inútil marchar derecho en asunto alguno, pues no se hallaría camino, siendo forzoso en todas las ocasiones penetrar por las torcidas y oscuras sendas donde se esconde el Soborno”.

“Ni los caciques pueden prescindir de la política, ni los gobernantes podrían ni sabrían, aunque quisieran, prescindir de los caciques”.

“Si varias reformas en estos últimos tiempos tienden a perfeccionar la administración de justicia, más camino llevamos con otras de confusión y abusos que de arreglo y mejoría”.

“Todos los gobiernos (…) han sido incapaces, impotentes o perversos para corregir la inmoralidad pública”.

“Sin fuertes vendavales [es imposible que] se purifique la pestilente atmósfera que nos rodea”.

“Los reaccionarios inculparán por sistema a los demócratas, aunque sea injusta e hipócritamente”.

¿España 2011? No. España, 1890. Son frases textuales extraídas de ‘La inmoralidad pública’ (Algón Editores), que forma parte de ‘Los males de la patria y la futura revolución española’, la obra más conocida de Lucas Mallada y Puello (1841-1921), de quien se dice que ejerció su influencia en varios miembros de la Generación del Noventayocho.

Perdón por el tópico, pero parece que fue ayer.