Apuestas sobre seguro contra el vicio de no leer


  • Peste & Cólerapor Patrick Deville.Ed. Anagrama.

    Espléndida novela de no ficción que obtuvo el 2012 el Prix des Prix que corona en Francia a la mejor obra entre las ganadoras de los ocho galardones más importantes del país. Recreación de gran aliento literario de la vida de Alexandre Yersin, médico, microbiólogo, explorador y aventurero que descubrió el bacilo de la peste a finales del siglo XIX, cuando el imperialismo coexistía con los grandes descubrimientos científicos. Yersin, miembro destacado de la banda de los pasteurianos, que se extendieron por todo el mundo y salvaron millones de vidas, dejó una huella especialmente profunda en Indochina, donde aún es venerado como un gran benefactor.

  • Ver más libros del autor

    Todo lo que haypor James Salter.Ed. Salamandra.

    Más cerca de los 90 años que de los 80, James Salter, que llevaba 30 sin publicar una novela, y que goza de un tardío e incondicional reconocimiento de crítica y público, demuestra que sigue siendo uno de los grandes y ofrece una visión reveladora sobre el misterio de las relaciones humanas y -como telón de fondo- el mundo de la edición. Una magnífica ocasión para recrearse en la maestría de uno de los mejores prosistas vivos, capaz de convertir cada frase en la única posible, como si fuese el resultado –en apariencia sencillo y transparente- de una ecuación. Una vida en un libro, con sus anhelos y sus miserias, sexo, amor, desamor e incluso venganza. Y una gran ocasión para recuperar otras obras de Salter, como Años luz, La última noche (con algunos relatos fuera de serie) y la autobiográfica Quemar los días, publicadas todas ellas en Salamandra.


  • Por cuatro duros. Como (no) apañárselas en Estados Unidospor Barbara Ehrenreich.Ed. Capitán Swing.

    Tener trabajo no garantiza salir del pozo de la pobreza, sobre todo si no se tiene cualificación. Millones de trabajadores precarios y mal pagados libran cada día una dura lucha por la supervivencia. Ahora y aquí. También hace 15 años y en EE UU, por entonces en plena euforia económica y de exacerbación de las desigualdades. La autora, comprometida escritora y ensayista, lo demostró desde dentro: trabajando como camarera en Florida, empleada de Walmart en Minesota y limpiadora y cuidadora de enfermos de Alzheimer en Maine. El resultado partirá el alma a quien no la tenga ya rota al contemplar o sufrir hoy mismo una situación incluso peor.

  • Ver ficha del libro

    La rubia de ojos negrospor Benjamin Black.Ed. Alfaguara.

    El mismo sello que publicó Solo, la resurrección de James Bond de la mano de William Boyd, edita ahora La rubia de ojos negros. Se trata de una obra por encargo de los herederos de Raymond Chandler en la que el detective Philip Marlowe vuelve a la vida de la mano de Benjamin Black, pseudónimo para sus novelas negras de John Banville, respetado autor de El mar y Antigua luz. Entre la imitación y la clonación, recreando el estilo de Chandler, Black describe con buen pulso las trepidantes andanzas de ese detective cínico y moralista por las calles y garitos de Los Ángeles, entre delincuentes y, cómo no, una mujer fatal a la que durante casi todo el libro le cuesta tomar la medida.


  • Cámara Gesellpor Guillermo Saccomanno.Ed. Seix Barral.

    Una obra mayor de la literatura latinoamericana que, de forma incomprensible, ha pasado un tanto desapercibida. Con su galería laberíntica de incontables personajes, el autor reproduce en una ciudad argentina apenas imaginaria el catálogo de todas las vilezas de las que es capaz el ser humano. Es como La divina comedia pero con un solo canto, el del Infierno. No por casualidad el cronista se llama Dante. Violencia salvaje, pederastia, violaciones, especulación, corrupción, codicia y racismo, con un estilo frenético y un léxico deslumbrante que, por sí solo, justifica la lectura de esta novela única.

  • Ver ficha del libro

    Sapphira y la joven esclavapor Willa Cather.Ed. Impedimenta.

    Esta dueña de una plantación en el Sur de EE UU, justo antes de la Guerra de Secesión, ve la esclavitud como algo propio de las leyes de la naturaleza y de la economía. Como buena cristiana, cree que debe cuidar de sus negros y hacer que vivan en el temor de Dios. Algunos incluso temen la libertad, no sabrían qué hacer con ella. Esto no es Doce años de esclavitud, tal vez porque la Biblia es la guía de Sapphira. Por eso, la denuncia de Cather es en fondo tan eficaz como pueda serlo La cabaña del tíoTom, porque muestra la supuesta cara amable (que siempre puede tornarse cruel) de la injustificable explotación del hombre por el hombre.

  • Ver ficha del libro

    De París a Monastirpor Gaziel.Ed. Libros del Asteroide.

    Las crónicas de Gaziel en La Vanguardia (periódico del que fue director) desde el inicio de la Primera Guerra Mundial hasta la contienda civil española ayudan a entender una época vital en Europa y deben tanto al periodismo como a la literatura. Esta recopilación revisada de una parte de esos trabajos, de aires novelescos, se publicó como libro en 1917 y refleja el escenario bélico o prebélico en el sureste de Europa, con una atención a lo esencial e inmutable que ha impedido que envejezcan y que les dota aún de una sorprendente actualidad.

  • Ver ficha del libro

    Cuentos de detectives victorianospor Varios autores.Ed. Alba.

    Un regalo para disfrute de la legión de incondicionales de Conan Doyle o Wilkie Collins que quieran profundizar en el desarrollo en el Reino Unido del género de misterio y policial. Se trata de una cuidada antología de 26 relatos publicados en los siglos XIX (sobre todo) y XX por autores que, en su mayor parte, han pasado al olvido, aunque entre ellos figure también Charles Dickens. Algunos nombres a retener: William E. Burton, Grant Allen, Ellen Wood, James McGowan y Gilbert Campbell. Mucha deducción, peculiares detectives, argumentos enrevesados, soluciones imposibles y finales sorprendentes pero con algo en común: que, como era previsible, el criminal nunca gana.

  • Ver ficha del libro

    De rerum natura (La naturaleza)por Lucrecio.Ed. Acantilado.

    Poema escrito en hexámetros sin rima, en latín, el año 50 antes de Cristo. Joya literaria, sobresaliente tratado epicúreo y compendio del conocimiento de la época. Para contextualizarlo hay que leer El Giro, de Stephen Greenblatt (Crítica), que narra la aventura del descubrimiento, en 1417, por el florentino Poggio Bracciolini, de una copia manuscrita de la obra que se daba por perdida. Su influencia en las luces del Renacimiento fue notable, al igual que en genios como Botticelli, Leonardo, Shakespeare o Montaigne. Supuso un transgresor aldabonazo contra el saber establecido. La Iglesia lo tachó de “obra lasciva e inmoral que intenta demostrar la mortalidad del alma”. Su desafío emanaba de ideas como éstas: el universo no tiene creador, el alma muere, no existe el más allá, no hay ángeles ni demonios, las religiones son ilusiones supersticiosas y crueles. Y, para concluir: el fin supremo de la vida humana es potenciar el placer y reducir el dolor, pero el gran obstáculo al placer no es el dolor, sino las ilusiones.