Luna Miguel

Cerveza


CERVEZA

Mis amigos no leen el periódico. Me hablan de manipulación, desinformación y sensacionalismo. Comprendo lo que dicen: menuda carrera en la que me he metido, menuda Universidad y menuda Mierda. Planes Bolonia, profes pasotas, leyes destructivas. Mis amigos son muy cachondos. Primero critican la profesión y luego me exigen que cambie el mundo. Claro que voy a "cambiar el mundo", les digo ente risas, pero con otra cerveza más en el cuerpo. Una como las de los chinos de Malasaña. Esas que no cambian el mundo, pero le dan la vuelta al organismo. Mis amigos me emborrachan. Empiezo a soltar tacos. "Mira la existencial". El caldo le hace daño a mi estómago, casi tanto como el periodismo. ¿Y habéis visto qué cabrones en Tele Espe cuando introducen enunciados como: "el crimen ocurrió en un barrio en el que viven bastantes Ecuatorianos Sospechosos". Eso no es una noticia, añado, eso da vergüenza. Me siento correcta, políticamente ebria, gruñona, un poco desatada.