Luna Miguel

VIVIR SIN MP3

VIVIR SIN MP3

Brays Efe
21 años

Brays Efe

¿¿¿Cómo es posible, en nuestros días, a nuestra edad, en nuestros tiempos devorados por las nuevas tecnologías y el free dowload vivir sin mp3, sin reproductor windows media player, iTunes o Spotify??? Oh. Cielos. Es posible. Es posible y extraño y Brays es un ejemplo de ello. Brays, un canario gallego de La Rioja (esto también es extraño y posible) y estudiante con residencia actual en Madrid. "No tengo mp3 ni me pongo música en el móvil, lo cierto es que sólo escucho música algunas veces, no soy fan de ningún grupo en concreto. Sólo a veces antes de salir de fiesta escucho algo, mientras me visto o si hay amigos en casa". Cuántas veces habré estado en un garito y le habré preguntado al Dj que de quién era la canción que estaba sonando, ¡ah claro, Kaiser Chiefs, cómo no había caído! Pues esa situación nunca le ha ocurrido a Brays Efe, a él le da igual. "Alguna vez estoy bailando en los clubs a los que voy y las canciones me suenan, mis amigos me preguntan si las conozco, me dicen el nombre y al llegar a casa no me acuerdo". Sin embargo Brays sale, y Brays baila, y Brays conoce la noche madrileña como la palma de su mano. "También soy RRPP en varios clubs. Puede que no sepa nada de música, pero sí de Vodka y de conversaciones con colegas. Sin ser moderno ni 'guay' soy capaz de establecer amistad en cualquier sitio. Una de las cosas que más me gusta de salir es eso, conocer a gente divertida". Pues así conocí yo a Brays una noche de un sábado cualquiera pidiendo cada uno su alcohol.

A parte del vodka, por otro lado, la única bebida fuerte que soporto, Brays tiene un gusto gastronómico exquisito. Si alguien quiere conocer los sitios más cutres y al mismo tiempo deliciosos de la capital, pregúntenle a él. "Sé incluso de un chino mejor aún que el de los subterráneos de Plaza de España o El Rey del Tallarín". ¿Mejor incluso? Eso es imposible, pienso. Y sin embargo me fío de su gusto. Porque a veces es mejor escuchar el crujir del cerdo chino, delicioso, en nuestro paladar que cualquiera de las canciones que guardamos en el móvil. Cuánta hambre. Ñam. Dale al repeat.