Luna Miguel

Si me queréis, irse.

Ayer, en su muro de Facebook mi amigo Raúl Quinto dijo lo siguiente: "Desde mi posición de ciudadano, pido: 1.La dimisión de la Ministra de Cultura. 2.La devolución de todo canon digital cobrado a los españoles. 3. La disolución de la SGAE. 4.Que el dinero ilegal que se le incaute a la cúpula directiva de la SGAE se reparta en subvenciones para acciones culturales. (Pégalo en tu muro si de verdad quieres que la cultura sea un verdadero bien de interés cultural)". Me parece bien. Me parece correcto. Nos han dado tanto por saco. Nos han jodido tanto con su aire de superioridad y sus tonterías... la cultura es dinero para nosotros. La cultura es sólo dinero para nosotros. Porque lo que importa no es el espectador, lector, comprador y consumidor de esa cultura: lo que importan son los artistas -intelectuales, muchas veces, pasándose de guays- y por encima de ellos los empresarios y los políticos -los que presumen de tener dinero para comprarse el disco y luego se lo descargan como los demás-.

Esto tenía que reventar por algún lado. Igual que el 15-M. ¿Por qué no salimos a manifestarnos? ¿Por qué no pegamos en nuestros muros de Facebook y en nuestras camisetas los cuatro puntos tan sensatos que desde unos días se debaten en las redes sociales? Cada vez que suene una canción que nos guste, cada vez que veamos un capítulo de Cómo conocí a vuestra madre en Seriesyonkis, cada vez que abramos el libro en el Metro o que vayamos al cine y nos dejemos medio sueldo y un riñón... gritemos, indignémonos, la burbuja cultural va a explotar y ahí, sí, ahí arriba vais a tener que decidir. Porque aquí abajo merecemos respeto, y si de verdad nos queréis: irse.