Luna Miguel

La canción del verano es un horror

Empieza agosto y empieza "la nueva vuelta al cole". Agosto suele ser el mes más cruel. El más aburrido. El más estéril de todos, sobre todo para quienes no tienen vacaciones, o para los adolescentes que aún tienen que viajar con sus padres, o para los becarios en prácticas, o para las abuelas que se quedan solas en el pueblo, o para todas esas personas que en septiembre comienzan una nueva vida... pero es que en esta ocasión la nueva vida, la nueva era, comienza hoy. Pregúntenle a Rubalcaba o a Rajoy. Pregúntenle a todos los que temen la llegada de noviembre... la campaña electoral más sudorosa se inicia con el anuncio de Zapatero la semana pasada. ¿Sudamos de miedo? ¿Sudamos de indecisión? ¿Sudamos porque sabemos que el sur de Europa volverá a convertirse en una piscina azul (agua calentuja, agua que no refresca en esta ola de calor), y que volveremos a ser un continente gobernado en su plenitud por la derecha...?

Ay, qué escalofrío contradictorio en nuestros nervios vacacionales. No puedo comerme un helado sin pensar en noviembre. No puedo beber horchata sin pensar en noviembre. No puedo hacer el amor sin pensar en los próximos cuatro años de retroceso y penita. ¿Pero qué opciones hay? ¿Qué opciones tenemos? Decía: feliz vuelta al cole. Calentemos nuestras mentes bajo el sol de agosto. Exprimamos nuestros sesos a treinta y cinco grados y no dejemos que las ideas se nos evaporen. Nos van a hacer falta dentro de muy poco. Porque tres, dos, uno... 20-N. Lo que en realidad quería Zapatero es que los políticos no se fueran de vacaciones. La lucha por la canción del verano la protagonizarán los himnos del PP y del PSOE. Horror.

No recuerdo un verano tan movidito, o quizá me equivoque, pero en ocasiones siento que tiemblan más los Twitters y las redacciones de los periódicos que las salas cutres de chundachunda y orgía en Ibiza. Goodbye, summer. Au revoir. Ahora todos hablamos de política (o de algo parecido). En las terrazas de Madrid Río la gente dice "Rubalcaba". En los bares de Malasaña se escucha "¿vas a votar?". En la prensa los especiales sobre el 15-M y las crónicas y cotilleos políticos han sustituido los especiales de verano. Españoles, estamos más comprometidos que nunca. Españoles, la hostia de noviembre será más grande.