Luna Miguel

@MASAENFURECIDA: la solidaridad no ha fracasado

No sé cuánto tiempo tengo. Ni cuánto espacio. No sé cuánto le queda al mundo tal y como lo conocemos. Ni a la vida tal y como la conocemos. No sé cuántos días antes de desaparecer, de evaporarnos, de ser Otros… sin embargo, cierta felicidad recorre mi espalda cuando me hago esta pregunta: ¿quién está detrás de esa masaenfurecida que no es un Twitter, sino una voz cabrona, generacional y certera? Quién, ¿o da igual? Ni idea, pero, eso sí, el domingo quedó demostrado: sin ellos no seríamos nadie. Sin el humor, el pasotismo, la puntitahijadep que siempre meten-bien metida, esos héroes de la red social y esos héroes de ESPAÑA. Ellos han puesto de moda escribir EN MAYÚSCULAS PARA HACER MÁS RUIDO, ellos han puesto de moda, cada vez más, lo de no tener pelos en la lengua para decir las cosas claras, las burradas claras, el humor alto y claro.
Será que me he levantado optimista, pero al despertarme esta mañana y leer los tuits o estados de Facebook de esta masaenfurecida, de Camilo de Ory, de Juan Soto Ivars, de otros tantos tuiteros anónimos o de páginas como Love will tear us Aznar again (y su ya célebre imagen de Rajoy Dimission), decía que, al ver todo esto me he sentido "bien" por un momento. Me he dicho: oye, qué divertidos somos. O bien: oye, qué bien nos sienta la mierda, qué bien la afrontamos, qué graciosos van a ser estos ¿cuatro? ¿ocho? ¿cien? próximos años con una derecha tontorrona a la cabeza si aún quedan líderes de opinión, héroes anónimos y comentaristas con dos dedos de frente que nos hagan olvidar el terror de ahí arriba.
No sé, esa es la cosa, ¿no? Que la solidaridad (hoy) no ha fracasado.