Opinión · Malas hierbas

Las mentiras de Soria

No hablaremos de lo que no dijo, aunque es difícil abstraerse al hecho de que con la que está cayendo el Ministro de Industria del gobierno español no haga ni una sola mención al problema del cambio climático. Me refiero a la entrevista del ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria, en el programa Espejo Público, y que ha generado tantos comentarios.

La entrevista se centró en gran medida en cuestiones de política energética, y estuvo salpicada de las habituales mentiras y/o medias verdades a las que nos tiene acostumbrados este hombre. Merece la pena por tanto repasar, y responder a las falsedades más importantes que pudimos escuchar.

Sobre el cementerio nuclear en Villar de Cañas, mencionó que el anterior gobierno ya lo dejó todo atado, y que había que elegir “uno de los cuatro emplazamientos” para su ubicación final. Lo que se olvida mencionar Soria es que de esos cuatro emplazamientos a los que se refiere, Villar de Cañas era el último en puntuación, por ser el menos favorable técnicamente, por lo que  la elección se debió únicamente a motivos políticos.

Además, sobre la reciente decisión del CSN de emitir la autorización previa declara que el CSN ha dicho que “ese terreno es adecuado”. Sin embargo, lo que en realidad aparece en el informe de los técnicos del CSN es que precisamente los problemas del terreno condicionan el proyecto: “las características del emplazamiento (principalmente en relación con aspectos geológico-geotécnico, hidrogeológico y de estabilidad del terreno) condicionan el diseño del ATC y los fenómenos asociados a las características del terreno recomiendan complementar la seguridad intrínseca del diseño”. Después de leer el informe no hay nada más que añadir y si mucho que cuestionar.

En cuanto a las subvenciones a los vehículos ha afirmado que el plan PIVE “es una política de eficiencia energética”. Esta afirmación es falsa: se trata de un plan para la promoción de la venta de automóviles, y precisamente se ha desaprovechado la oportunidad de vincular esa subvención a la mejora de la eficiencia energética de los vehículos. ¿Que pasa si alguien cambia un vehículo pequeño por otro más grande con más potencia? Desde luego ni reducirá el consumo de combustible, ni la contaminación.

Pero donde el ministro Soria ha alcanzado su climax ha sido al hablar del autoconsumo energético. La frase que ha llenado los titulares (y nos ha dejado estupefactos) ha sido: “soy totalmente partidario del autoconsumo energético”. Nada menos que el ministro que lleva durante cuatro años haciendo imposible el desarrollo del autoconsumo en nuestro país, que ha condenado a las energías renovables al ostracismo absoluto y que ha impedido de hecho la puesta en marcha del sistema de autoconsumo con balance neto, ahora afirma con rotundidad que él es “totalmente partidario”.  Al menos hay que sacar una conclusión en positivo: la presión empieza  a hacer efecto.

Aunque cuando desgrana sus razones, la cuestión empieza a aclararse: Soria es partidario de que en viviendas aisladas cada uno se lo monte como quiera en materia energética…pero otra cosa es si usted está conectado a la red, que es como estamos la mayor parte de los ciudadanos de este país. A partir de ahí el ministro Soria se lanza a una defensa numantina del peaje de respaldo y a decir que los defensores del autoconsumo con balance neto son unos insolidarios con el resto de la ciudadanía. Cuando la realidad es que fomentar el autoconsumo no sólo es más limpio, sino que también reduce costes y nuestra dependencia de otras energías más contaminantes.  En definitiva, que detrás de titular que ofreció Soria no hay absolutamente nada más que una enorme falta de interés y apoyo a la energía solar. Lo de siempre, vamos.

Así que podríamos decir que la última gran mentira de Soria se resume en la frase “en España no hay impuesto al sol” Sólo cabe responder que aún no; hasta que se apruebe su decreto contra el autoconsumo.