En la maleta de Zapatero

La sombra de Aznar sobre la Alianza de Zapatero

La polémica Alianza de Civilizaciones vuelve a la carga. Hibernando en medio de la crisis, la financiación, las elecciones y otras menudencias de las política nacional, el gran proyecto de la política exterior de Zapatero se reactiva desde Moncloa por deseo expreso de éste.

Renovarse o morir, con EEUU o sin ellos, tal y como hoy informa Público. La Administración de Bush incumplió todos sus compromisos, de apoyo político y económico anunciados incluso por escrito. Moratinos tiene las cartas de Rice y el embajador Aguirre con las propuestas y el aparente entusiasmo por respaldar la iniciativa del presidente español y, desde 2005, de Naciones Unidas. Nada de nada.

Y es que no nos engañemos. Si por la cabezita de Bush, en algún momento, brilló la luz -dejémoslo en flash- de la cordura y quiso apoyar un proyecto de paz como el español, la maquinaria pro-atlantista conservadora de nuestro país lo disuadió de inmediato.

Me refiero, claro está, a la FAES capitaneada por José María Aznar y sus acólitos del GEES (Grupo de Estudios Estratégicos), donde vierten sus opiniones defensores acérrimos de la política del todavía presidente republicano como Rafael Bardají, Florentino Portero o el diputado conservador Ignació Cosidó.

El primero de ellos, que fue asesor del ex presidente del PP en Moncloa, llegó a calificar la AdC de "iniciativa peligrosa", ni más ni menos, porque "exige" respetar que en el mundo islámico "se oprima a las mujeres, se enseñe que hay que combatir a los decadentes infieles occidentales y que se condene a la asfixia económica a millones de seres por hacer valer una lectura rígida del Corán". Acusaciones, todas ellas, de enorme gravedad.

Además, asegura que la retirada de Irak fue un "fiasco" ya que lo que "está funcionando" es la "transformación de Oriente Medio" que supone la alternativa a la AdC, esto es, la invasión, la guerra en el antiguo feudo del ejecutado Hussein, por ejemplo, que ya "está dando sus frutos" (¿?), asegura, no sé si en referencia -y perdónenme la macabrada- a los cadáveres que siembran el suelo irakí día sí, día también.

Y tales barbaridades las escribía el indescriptible Bardají, el ideólogo de Aznar, el Pepito Grillo de Bush para que éste desoyese el llamado de la ONU para apoyar la AdC en 2005, en el diario Expansión. ¿Con qué nos sorprenderá ahora? ¿Con que la operación Libertad Duradera de EEUU en Afganistán ha hecho de los talibanes cantores de gregoriano y plantadores de manzanilla? Que se lo digan a Sarkozy...

EL TOLE-TOLE: El hasta ahora embajador de España en Cuba, Carlos Alonso Zaldívar, está a punto de dejar La Habana para ceder su puesto a Manolo Cacho, el eficaz director de Comunicación Exterior de Moratinos que ya ha sido relevado. Hay quien ya sitúa a Zaldívar en Brasil, pero visto el patio en Bolivia y conociendo las buenas artes de este diplomático, no sería de extrañar que virase de rumbo. En cualquier caso, en la capital cubana lo echarán mucho de menos; tanto como a su esposa, la entrañable Fefa.