En la maleta de Zapatero

¡Habemus carta!

Andamos de Consejo Europeo en Bruselas, el primero de Zapatero como presidente reelecto. No me atrevo a decir si es lo bueno o lo malo, pero lo cierto es que, aunque la agenda del viaje venga marcada, siempre suceden cosas en estos eventos que dan al traste con la planificación de los temas (¿Se acuerdan del rey y Chávez? Ese inclasificable asunto marcó un antes y un después en el diseño de los dietarios informativos).

Hoy hemos tenido carta; carta corta pero carta. De Bush a Zapatero. Sí, cuando ya nadie lo espera, él se muestra con su membrete de la Casa Blanca y pide al presidente que España y EEUU sigan "colaborando".

Me pregunto a qué tipo de colaboración se refiere, pero si tomamos como referencia la que ha tenido él con Zapatero desde que éste cometió la osadía de retirar las tropas de Irak, mal asunto. Puede que José María Aznar dijese a su amigo Bush que Zapatero había ganado en 2004 por accidente; que no se preocupase, que en cuatro años, Gobierno socialista finiquitado porque él había puesto a liderar el PP a un hombre que -además de fumar puros, como ellos- devolvería al Ejecutivo a quien nunca debió salir de él.

Pero el hombre de los puros perdió. Y el presidente por accidente volvió a ganar. Y Bush debió de pensar: "Pelillos a la mar [la barba de Rajoy]. Voy a escribir al socialista, que parece que se consolida, y pedirle colaboración, que puede que lo necesitemos ahora con el asunto éste de la transición de Cuba, por ejemplo. Que me gustaría a mí resolverlo e irme por la puerta grande en noviembre".

Y ahí está la carta. Esperando a que Zapatero llegue mañana a su despacho, la lea y responda a un presidente que se difumina ya en el paisaje político mundial. Para descanso de muchos, incluido el inquilino de La Moncloa.

EL TOLE-TOLE: Estamos en plena efervescencia de quinielas de formación de Gobierno. Aprovechando el Consejo Europeo, nos preguntamos si continuará en su puesto Alberto Navarro, el secretario de Estado para la UE. Es, desde luego, uno de los responsables políticos con mayor claridad de exposición y eso, para los periodistas, es muy importante.