Fuego amigo

La salud es lo primero

Necesitó todo un día para que el gabinete de imagen de su partido diese con la contestación a la pregunta que minuto a minuto le iba desgranando la prensa y que él rehuía: "Señor Rajoy, ¿qué tiene que decir a las palabras de Mayor Oreja en las que asegura que Gobierno y ETA todavía están en negociaciones?" Y el resultado no podía ser otro. De la misma manera que la violencia sólo puede ser combatida con violencia, las necedades sólo se pueden justificar con otra necedad. Así que Rajoy y su gabinete de contestaciones imposibles, con la ayuda impagable de José María Aznar y Esperanza Aguirre, no se apartaron del guión ni un milímetro.

A dos años todavía de las elecciones generales, lo lógico es preguntarse por las razones del PP para resucitar tan pronto la teoría conspiranoica de la alianza ETA-Gobierno, justo en el momento en que la realidad desnuda los desmiente, cuando la banda terrorista pasa por sus horas más bajas, acosada en todos los frentes, políticos, sociales y policiales.

No es una respuesta fácil. La ultraliberal Esperanza Aguirre se apunta a toda situación que debilite el liderazgo del presidente de su partido, empeñado en hacerse a medida un traje de centrista confeccionado por sastres de la extrema derecha. Pero Aznar y Oreja tienen su guerra particular: reconducir un rencor que les está llevando paulatinamente a la antesala del psiquiatra, de manera que lo suyo parezca análisis político y no un latente desequilibrio psíquico.

Con un Jaume Matas entrando y saliendo de los juzgados, y un sumario Gürtel a punto de hacerse público, Mariano está tan nerviosos y desbordado que olvida que la salud es lo primero. Incluida la mental.