Fuego amigo

El patriotismo incendiario de la tierra quemada

.....................................................................................................................................................................

Una variante de la táctica militar de "tierra quemada" consiste en destruir todo aquello que pueda ser útil para el enemigo invasor. En la mal llamada Reconquista española, tanto moros como cristianos utilizaban la quema de cosechas en sus incursiones en territorio enemigo como forma de desmoralización y de sitio por hambre a la población. Los rusos, en su retirada hacia Moscú, cuando la invasión napoleónica, destruyeron cuanto pudiera servir de alimento o refugio a las arrolladoras tropas enemigas, llegando incluso a contaminar las fuentes de agua.

Los bilbaínos, en cambio, no tuvieron valor para arrasar su propia industria pesada de alto valor estratégico, y la dejaron intacta, como regalo a los sublevados franquistas y a los  militares alemanes que administraban la empresa Rowak de intercambio de suministros entre los fascistas y los nazis.

En el ataque que sufre ahora España por parte de ese ente que el sistema capitalista llama los mercados financieros, el Partido Popular ha decidido resucitar la táctica de tierra quemada en su avance victorioso hacia la Moncloa. Sus generales Soraya Santamaría, Dolores Cospedal, González Pons y Mariano Rajoy han unido sus fuerzas para avivar el incendio, aunque el país quede como un solar al final de la batalla.

Lo único que necesitan los mercados financieros es que los quintacolumnistas del interior degraden más la credibilidad de España con sus dudas sobre si el gobierno español miente "como acostumbra", tal como han hecho los gobiernos de Grecia e Irlanda.

Cuando todo esto pase, deberíamos enviarles la factura por los miles de millones de euros que nos ha costado a todos sufragar el patriotismo incendiario de los dirigentes del PP. Juro que se lo pienso cobrar.