Fuego amigo

La capitana es la última en operarse

....................................................................................................................................................

 

El código no escrito del mar estipula que el capitán es el último en abandonar el barco en caso de naufragio. Primero las mujeres y los niños, y por último, las ratas. En el atentado del hotel de Bombay de 2008, la capitana del barco de Madrid pudo huir en un avión porque nadie le avisó a tiempo de que atrás se quedaban atrapados tres empresarios de su comitiva, no porque los considerara unas ratas, sino porque hay momentos en la vida en que hay que aplicar estrictamente la doctrina del sálvese quien pueda.

 

Perdió en ello los zapatos, pero ganó un gran prestigio desde entonces, por el que fue premiada con el título de condesa descalza. Por supuesto, el aparato de propaganda del PP aprovechó aquel incidente para rentabilizarla como lideresa mimada por el destino, una buena estrella acrecentada tras salir ilesa de un accidente de helicóptero.

 

Ahora, por su proceso de cáncer de mama, hemos conocido, no una, sino dos buenas noticias: que la suerte no le ha abandonado, y que en Madrid ya no existe lista de espera quirúrgica, o mejor dicho, no existe espera en la lista para poder operarse en la sanidad pública madrileña.

 

Que lo de Esperanza Aguirre haya sido un visto y no visto en su tropiezo con la salud abona otra Esperanza: que no es cierto que la reducción a un mes en la lista de espera quirúrgica se haya debido a un hábil sistema de maquillaje de listas de espera encargado por aquel Lamela de infausto recuerdo y realizado por una empresa consultora que nos costó la bonita suma de 829.808,32 euros.

 

La primera Esperanza de las dos, la Aguirre, ha demostrado con su operación de mama que la sanidad pública madrileña es la más diligente de España. Porque, conociendo su carácter, jamás se atrevería a saltarse la cola de espera abusando de que es la capitana.

 

Así que, despejado el camino, mañana me opero.

------------------------------------------------------------------------

 

Meditación para hoy:

 

Conociendo la capacidad asombrosa del Partido Popular para manipular el dolor de los demás en su provecho y sin complejos ni vergüenza, como en el caso de las víctimas del terrorismo, ¿podríamos pensar que el cáncer está a punto de entrar en campaña electoral?