Fuego amigo

La deuda se mide en cospedales

 

El diario amarillista de Murdoch, el News of de World, vivía de las noticias sensacionalistas. Millones de personas lo compraban a sabiendas de que todo en él era puro teatro, como un combate amañado de forzudos de feria, como una tertulia televisiva del corazón. Y noticia sensacionalista no es aquella de tintes sensacionales surgida de forma natural, como un tsunami en Japón, sino la que es producto de la "investigación", los tsunamis provocados por los medios de comunicación. Cuando hay déficit de ética, para conseguirlas vale todo. Detrás de las llamadas exclusivas hay siempre algún cadáver en el armario, alguien que compra y vende información, por dinero o por venganza.

 

Dolores Cospedal no es un medio de comunicación, pero sí tiene a sus pies todo un entramado de la derecha que considera que el fin justifica los medios... de comunicación. Si la Cospedal fuese un medio, dejaría a Murdoch como un aficionado en esto de inventar historias. En agosto de 2009 acusó, sin aportar ninguna prueba, a media estructura del estado de derecho, a la Guardia Civil, a la policía judicial, a los fiscales y a los jueces, del delito de espionaje al PP. Año y medio después, volvía a las andadas acusando de nuevo falsamente al PSOE de encargar el espionaje a miembros de su partido.

 

Fue tomar posesión de la presidencia de Castilla-La Mancha, y publicar, sin justificarlo con datos, que el déficit de la región está en el 4%. The Wall Street Journal (curiosamente, de su admirado Murdoch, ¡qué casualidad!) aprovechó este regalo para dudar de la solvencia de España, empujando nuestra prima de riesgo a niveles estratosféricos. Cada vez que esta patriota abre la boca sube el pan. ¡Arriba España!

----------------------------------------------------------------------------

 

Meditación para hoy:

 

A José Blanco, el nuevo portavoz del gobierno, al que se le supone persona informada, el subconsciente le tendió ayer una trampa. Acuciado por las preguntas de los periodistas, reconoció que todavía "quedan muchos días para las elecciones". Y digo yo que, en el caso normal de que no estuviese previsto un adelanto de las elecciones, a Blanco le hubiese salido de corrido un "quedan muchos meses para las elecciones". ¿No creéis que ese desliz de los días, en lugar de meses, es la confirmación de que las elecciones se adelantan al otoño?

----------------------------------------------------------------------------

 

Otra meditación de propina:

 

Me envían esta foto. Creo que el dueño del establecimiento ha dado en el clavo para la solución de la crisis. Consumid, consumid, malditos.