Marcha a Bruselas

Se acerca el final

MARIBEL MARTÍNEZ

Se acerca el final de esta aventura, ya quedan pocos días para nuestra llegada a Bruselas. Empezamos esta iniciativa cargados de ilusiones, muchos días por caminar y la esperanza de hacer llegar nuestros mensajes a la gente con la que nos fuéramos encontrando.

Todo esto se ha cumplido largamente. En unas cuantas etapas, cuatro, llegaremos a Bruselas y habremos cumplido nuestro objetivo.

Ahora que se acerca el final, -da un poco de pena que la Marcha se termine-, es cuando empiezas a reflexionar sobre las muchísimas cosas que han pasado, los nuevos y estupendos amigos que has conocido y las muchas experiencias que hemos acumulado.

La Marcha tiene indudablemente un objetivo político, que nos hemos empeñado en dar a conocer a todo mundo. También desde este blog nos hemos encargado de "dar la chapa" a la primera ocasión que se presentaba. El mensaje es y era que caminamos contra la reforma laboral, por los derechos de los trabajadores y por un reparto más equitativo del trabajo y la riqueza. Nos hemos convertido , esa era nuestra intención y la de las organizaciones que nos apoyan, en los altavoces de los problemas que acucian a los españoles.

Hacer esta marcha nos ha permitido además, poder compartir nuestras inquietudes y problemas con los compañeros de otros países, que como nosotros sufren en este momento una crisis económica de gran calado. Con ellos hemos participado en reuniones, charlas, encuentros y manifestaciones. Poner en común nuestros problemas, nos ha revelado que son los mismos en toda Europa, y por tanto las soluciones, también lo son.

Nos sentimos muy orgullosos del éxito de esta iniciativa, que finalizará el 29 de septiembre al mismo tiempo que en España se convoca una huelga general. Vamos a tener tiempo en Bruselas no solo para participar ese día en la gran manifestación que allí se celebre, también nos entrevistaremos con nuestros euro diputados, a los que haremos llegar nuestro mensaje y el de los compañeros franceses y belgas.

El fin de esta aventura cada vez está más cerca. Cuando todo haya terminado volveremos a España seguramente cansados, pero no duden que llenos de nuevas ilusiones, nuevos amigos, buenas experiencias y algún que otro encuentro con la policía.

Hemos sido muy bien recibidos en todos los lugares por donde pasamos. La "serpiente naranja" ha despertado simpatía, solidaridad y cariño.

Y hasta que esto termine, todos los días volveremos a la carretera, caminaremos, nos encontraremos con nuestros amigos franceses y pronto belgas, y si la poli no se pone muy pesada y deja ya de tocarnos las narices, llegaremos a Bruselas el 27 de septiembre.
Con unas cervecitas y las últimas incorporaciones que nos acompañaran estos días, en cualquiera de los bares de La Grande Place celebraremos el final de La Marcha.