Opinion · Memento

Valtònyc: “Que Puigdemont y yo compartamos trinchera es el reflejo de que estamos ante un momento excepcional”

2018 quedará para siempre marcado por ser el año en el cual un rapero tuvo que huir del estado español para no acabar en la cárcel por hacer canciones. Su nombre es Josep Miquel Arenas Beltrán, más conocido artísticamente como Valtònyc y que, con 25 años recién cumplidos, acaba de pasar sus primeras navidades lejos de casa. Dice que fue a Bélgica a hacer política y no a sobrevivir. También continúa haciendo música, este año sacó su disco El Reincident[1]  y anda preparando nuevas cosas desde el exilio.

Me gusta hacer las entrevistas en persona, a ser posible. O al menos con un contacto más cercano. En esta ocasión, por razones obvias, no ha podido ser así. Por eso lo emplazo para que la próxima sea en persona, cerca de casa y en libertad y sin cargos.

Quería estrenar año en mi blog con esta entrevista porque sentía la necesidad de reflejar el momento actual de la política español. Porque viene un año donde se verá si la extrema derecha se asienta en la política institucional nacional. Donde veremos si realmente existe una izquierda transformadora capaz de ser alternativa o se convierte en residual. Donde veremos si las calles siguen vivas frente a una crisis que vino para quedarse. Donde veremos si el modelo de Estado se impone a la fuerza o termina por romperse. Y, sobre todo, un año en el cual esperamos que los jóvenes de Alsasua, los políticos catalanes, Alfon, Valtònyc y demás presas y presos políticos (las cosas por su nombre) puedan volver a sus hogares con los suyos, que es donde tienen que estar.

Parafraseando a Rosa Luxemburgo, brindo por un 2019 donde seamos “socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”. Feliz año.

El expresidente catalán Carles Puigdemont y el rapero Valtònyc, en Bruselas, en el estreno de la película 'Miss Dalí' del cineasta Ventura Pons. EFE
El expresidente catalán Carles Puigdemont y el rapero Valtònyc, en Bruselas, en el estreno de la película ‘Miss Dalí’ del cineasta Ventura Pons. EFE

El pasado 18 de diciembre fue tu primer cumpleaños lejos de casa y escribías en tus redes sociales que, pese a estar lejos de la familia, de los amigos y de tu perro, has encontrado en el exilio una nueva familia y nuevos amigos. También recordabas que no celebrabas tu cumpleaños entre rejas mientras existen otras personas que sí, demostrando que sigues con fuerza pese a todo. Ahora ha pasado la navidad que, más allá de temas religiosos o de compras compulsivas, también tiene un componente de reunión familiar, de reencuentros,… ¿Cómo has vivido y celebrado estas fiestas tan lejos de los tuyos?
Las he vivido como un proceso muy enriquecedor de aprendizaje, tanto como a título personal como a nivel colectivo. Está claro que me gustaría pasar las fiestas cerca de mi familia pero, desgraciadamente, hay otros muchos presos políticos que no sólo no pueden estar con sus familias sino que sufren un régimen de dispersión que los mantiene aún más lejos. Estoy en el exilio para contárselo a Europa y vivo esto como lo que es, un proceso político.

Dices que gracias a una organización popular no estás entre rejas pero, ¿no es el exilio forzado también una prisión?
Por mi propio pie nunca hubiera salido de Mallorca por la estima que le tengo pero,  a veces, agradezco que me hayan empujado a salir a conocer mundo y, sobre todo, para conocer cómo es Europa más allá de los Pirineos. He tenido la suerte de venir a parar a un país donde hay una tasa altísima de sindicalización en las empresas, un paro bajísimo y, hace nada, pude ver con mis ojos las protestas por la subida de impuestos y fue brutal. En España celebran la subida del SMI a 900€, que es una miseria. A veces siento que miro la prisión desde fuera, más bien. Aquí soy un ciudadano europeo más, en España un terrorista.

“Yo no soy líder de nada. Soy un chaval currante y nada más”.

Ya ha pasado más de medio año desde que tomaste la decisión de marchar para evitar la cárcel. ¿Sigues pensando que la decisión fue la acertada?
Sí. Hemos conseguido internacionalizar mi caso, demostrar que los jueces españoles desafían los derechos universales y cuestionar a la Audiencia Nacional frente a competencias europeas, demostrándose que es un tribunal fascista, excepcional y político. Intentaron aplicarme un código penal posterior a los hechos para conseguir mi extradición y el tribunal belga les cazó. Eso nos ha permitido ponerles una demanda en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y acelerar el proceso hacia el Tribunal de Europeo de Derechos Humanos, haciendo de mi caso un caso piloto.

Valtonyc, en una rueda de prensa en Bruselas. EFE
Valtònyc, en una rueda de prensa en Bruselas. EFE

Cuéntanos cómo es el día a día de Valtònyc en Bélgica. ¿Has logrado crear un nuevo hogar allí?
Trabajo mis 8 horas y ahora estoy sacándome el B2 de francés; hace nada me saqué el B1. Con el flamenco aún no me atrevo, pero lo tengo en mente. También estoy preparando un disco donde en cada tema colabora un músico belga y voy al gimnasio. También atiendo a los medios de comunicación muy a menudo. Vine a hacer política, no a sobrevivir.

¿Crees que algún día pasará todo y lograrás ser de nuevo un chaval normal de Sa Pobla y podrás vivir lejos de los focos mediáticos?
Poco a poco todo se va calmando mucho. Sobre todo porque estoy dejando que muera el personaje. Durante un tiempo estuve muy activo en Twitter y se tenían muy en cuenta mis opiniones políticas, cuando yo de política no sé una mierda. He trabajo desde los 19 años en una frutería y soy técnico superior informático. La Audiencia Nacional me condenó y me informé para saber por qué. Me gusta leer y me indigna lo que pasa tanto en España como en el mundo. Uso las redes sociales para desahogarme pero de ahí a que me tengan como referente político, hay un trecho en el que no me interesa estar. Si la gente me tiene a mí como referente político, es que no tenemos buenos políticos. La gente elige bien las causas por la que luchar pero elige mal a los líderes. Yo no soy líder de nada. Soy un chaval currante y nada más. Si usamos el lema de mañana puedes ser tú, es por algo.

Valtonyc
Valtònyc

Mi blog va sobre cultura y no quiero que hablemos sólo de tu situación personal, aunque creo que es imposible desligarla de la música en este caso. Hace poco sacaste un disco y suelo preguntar a la gente si considera la cultura como una herramienta de cambio. En tu caso, creo que es obvio que sí, así que prefiero hacerte otra pregunta, ¿encuentras en crear canciones una manera de liberarte y desconectar de tu situación actual o sigues usándola para reafirmar tus ideas?
Mi último disco es muy íntimo y muy introspectivo. En él he querido darle más importancia a los músicos que colaboran que no al contenido en sí. Pero bueno, lo escribí cuando estuve escondido durante 33 días porque la euroorden no llegaba. Por lo tanto, es un reflejo claro de lo que viví esos días y cómo la música me ayudó a hacerlos más amenos.

Muchos músicos, artistas de todo tipo, festivales,… mostraron enseguida su apoyo. ¿Has sentido realmente un respaldo amplio del mundo de la cultura del estado español?
Bueno, hay quien dice que no fue suficiente pero cuando me quedaban 10 días para entrar a prisión y esos días veía todo lo que se estaba haciendo, tanto a nivel de festivales, canciones como la de los borbones son unos ladrones[2], manifestaciones y demás apoyos,  a mi parecer no fue poco. Tanto yo como mi familia sólo podíamos valorar la parte buena.

“En Bélgica soy un ciudadano europeo más, en España un terrorista”.

También es cierto que muchos apoyos empiezan con frases del estilo “no comparto lo que dice”, “no apoyo las maneras”, “musicalmente no me gusta”. Cuando considero que está claro que lo que se está juzgando y persiguiendo la libertad en general y, más concretamente, la libertad de expresión, ¿qué necesidad existe de justificarse o hacer esa valoración previa? ¿Existe miedo a represalias ante un apoyo sin ningún “pero”?
Cuando la gente pone una barrera como esa para mí no es solidaridad, es caridad. Tienen que hacer el comentario para mostrarse moralmente superiores y sienten que se tienen que poner a tu altura y decir que no son como tú. La solidaridad es horizontal, la caridad es vertical.

Has recibido muchas críticas desde sectores de la izquierda por reunirte con Puigdemont u otras personalidades de la derecha catalana. ¿Entiendes las críticas? ¿Crees que te pueden estar utilizando para su causa?
En el momento que el régimen del 78 está pasando por una crisis de legitimidad tan heavy, que se tambalea de tal manera que tiene que meter en la cárcel a 9 personas por hacer un referéndum y obliga a exiliarse a otras 5, yo creo que el debate de izquierdas y derechas no tiene cabida. Los comunistas históricamente también han pactado con socialdemócratas y liberales en momentos estratégicos. Yo siempre se lo digo a Puigdemont, que el hecho de que él y yo compartamos trinchera es reflejo de que estamos ante un momento excepcional. Defiendo el derecho a la autodeterminación y también me interesa para debilitar al estado español y acercarnos a una República popular española. En el momento que se conquiste la República y esta no cubra las necesidades básicas, ya veremos en qué trinchera estoy.

Valtonyc y Loren D
Valtònyc y Loren D

Quien está claro que te apoyó en los últimos meses en territorio español fue el DJ valenciano y buen amigo mío Loren-D, que entrevisté hace un par de meses[3] y con quien he hablado largo y tendido sobre tu tiempo con él (aunque eso me lo guardo para mí). ¿Cómo fueron esos meses y que supuso Loren en tu vida?
Loren es la mejor persona que he conocido dentro de esto. Y no lo digo porque sea el DJ que me acompaña, lo digo desde el primer día que lo conocí a él y a su familia. Me han brindado un apoyo increíble, el cual he necesitado para salir adelante. Estaré en deuda con él de por vida y, si un día necesita un amigo, estaré aquí. Es el 90% de mi show en los conciertos y espero poder seguir contando con él en el futuro.

Por seguir con la música, cuáles son tus referentes musicales y cuándo decides hacer rap.
Siempre me ha tirado mucho Mile Davis, Minnie Ripperton y todo lo que sea música negra. He bebido de eso por mi faceta de productor para hacerme mis propios beats. Mi primera maqueta es del 2008 y desde entonces tengo 3 LPS fuera y más de 10 maquetas. Decidí hacer un rap más político cuando descubrí a peña como Pablo Hasél, LCDM, Arma X, El templo del Tigre… desde entonces decidí utilizar la música como herramienta de transformación social y empecé a rodar por centros sociales autogestionados y demás lugares similares.

¿Qué escuchas del panorama actual?
Pues en mis cascos normalmente tengo a MDE CLICK, Foyone, Original Juan, Dano, Ebano, Charly Efe, Lone, Ceerre, Kase O, Lou Fresco, Sr Oca, Poor Tramit…  de internacionales soy de Sean Price, Vinnie Paz, Method Man, Black Hippy, Kendrick Lammar, A$AP Rocky, Jay Rock, Schoolboy Q, Tyler The Creator…

Por último, ¿qué proyectos tienes entre manos ahora?
Voy a sacar un disco, como te he dicho antes, donde en cada uno de los temas colabora un música belga. El título del disco se llama Piet Hein[4], que fue un pirata que vaciló y venció a España frente a las costas de Cuba. Hay canciones populares sobre él aquí en Bélgica donde lo mencionan y creo que me viene de lujo.

¿Por fin te has propuesto mejorar tu flow? (risas)
Escúchate lo último que he ido sacando y me lo dices tú, ¡cabrón! (risas)

Un abrazo y espero que la próxima entrevista sea en el Bar Las Palmeras de Benetússer, con un arroz y con la gente que te quiere cerca.
Yo también lo espero. En libertad y en República. Un abrazo, amigo.


NOTAS
[1] https://www.youtube.com/watch?v=e3yPDUUVb0w
[2] https://www.youtube.com/watch?v=ySqxLQ-UsNo
[3] https://blogs.publico.es/memento/2018/11/03/loren-d-dj-y-productor-de-rap-yo-vivo-el-hip-hop-como-una-aficion-no-aguantaria-haciendolo-por-obligacion-o-por-dinero/
[4] http://www.cubahora.cu/historia/piet-hein-el-pirata-que-humillo-a-espana