Memento

Rosa Pérez Garijo: “Por no haber hecho políticas de memoria tenemos fuerzas parlamentarias que representan lo más oscuro que ha tenido este país”

"La memoria del poder no recuerda: bendice. Ella justifica la perpetuación del privilegio por derecho de herencia, otorga impunidad a los crímenes de los que mandan y proporciona coartadas a su discurso, que miente con admirable sinceridad.

La memoria de pocos se impone como memoria de todos. Pero este reflector, que ilumina las cumbres, deja la base en la oscuridad. Los que no son ricos, ni blancos, ni machos, ni militares, rara vez actúan en la historia oficial de América Latina: más bien integran la escenografía, como los extras de Hollywood. Son los invisibles de siempre, que en vano buscan sus caras en este espejo obligatorio. Ellos no están. La memoria del poder sólo escucha las voces que repiten la aburrida letanía de su propia sacralización. «Los que no tienen voz» son los que más voz tienen, pero llevan siglos obligados al silencio, y a veces da la impresión de que se han acostumbrado. El elitismo, el racismo, el machismo y el militarismo, que nos impiden ser, también nos impiden recordar. Se enaniza la memoria colectiva, mutilada de lo mejor de sí, y se pone al servicio de las ceremonias de autoelogio de los mandones que en el mundo son". La memoria mutilada, de Eduardo Galeano.

La memoria es imprescindible para cerrar heridas y para evitar futuras. Es necesaria para que los nombres de las víctimas no se olviden, pero tampoco el de los verdugos. No se busca venganza, sino justicia. Es vital que la historia la dejen de contar los victoriosos y la tergiversen a su antojo. Por ello son necesarias políticas que nos recuerden nuestra historia más reciente. Situarnos frente al espejo de la España del siglo pasado y del daño que hizo y que no ha querido reparar. Sólo admitiendo la culpa, reparando las heridas y dotando a cada cual de su papel en la Guerra Civil y en el franquismo, se podrá pasar página. O, más bien, reescribir esas páginas para que nunca se olviden y para que no se repita. Mirando el parlamento actual y algunos gobiernos de comunidades autónomas, se hace más necesario que nunca recordar y contar desde la verdad qué sucedió entre el 36 y el 78.

En ese camino se encuentra Rosa Pérez Garijo, Coordinadora General de Esquerra Unida del País Valencià y Consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática de la Generalitat Valenciana. Ha prometido un País Valencià sin fosas comunes. Un reto ambicioso, pero como dice ella, hay que marcarse ese tipo de objetivos. Ojalá pronto la dignidad de este país no siga en cunetas.

Rosa Pérez Garijo, Coordinadora General de Esquerra Unida del País Valencià y Consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática de la Generalitat Valenciana.
Rosa Pérez Garijo, Coordinadora General de Esquerra Unida del País Valencià y Consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática de la Generalitat Valenciana.

Hace más de 12 años que se aprobó la Ley de Memoria Histórica estatal y tanto como diputada como consellera has estado trabajando en este terreno. Vemos que se ha avanzado, pero que sigue habiendo fosas comunes y municipios que se niegan a retirar los símbolos franquistas. ¿En qué punto se encuentra la aplicación de la ley estatal en el País Valencià?
Es verdad que durante mucho tiempo no se ha hecho nada. No ha habido una voluntad política y ha sido en los últimos 4 años cuando ha empezado a moverse a nivel del País Valencià con la aprobación de la ley de memoria democrática, que ha supuesto un paso importante y, sobre todo, con el trabajo que se hizo en la anterior legislatura desde la Diputación, la cual estuve dirigiendo, y donde empezamos a exhumar las fosas del franquismo. Fuimos la primera (y hasta ese momento la única administración pública) que abrió las fosas y, en total, se han contabilizado unos 650 restos de cuerpos recuperados.
Creo que estamos en otra fase. Ahora se va a empezar a exhumar también desde la Conselleria. De hecho, vamos a empezar a hacer trabajos también en el cementerio de Castellón. Es necesario señalar que ahí ya había empezado el Ayuntamiento y vamos a continuar con esa labor. También en Benissa y en Monóvar. La idea es sacar las subvenciones para esas exhumaciones en breve. Además, una licitación para exhumar directamente en las tres provincias.

"Hay marcarse objetivos ambiciosos y ese es exhumar todas las fosas del País Valencià"

En el programa para las elecciones autonómicas de Unidas Podem – Esquerra Unida hay un apartado específico para memoria democrática y durante la campaña prometiste una comunidad sin fosas comunes. ¿Qué pasos se van a dar para conseguirlo? ¿Es viable?
Es un objetivo muy ambicioso, pero creo que hay marcarse objetivos ambiciosos y ese es exhumar todas. Si no es en esta legislatura, que al menos quede marcado que es algo prioritario. Evidentemente se debe hacer de una manera coordinada. La Diputación de València ya ha expresado su voluntad de seguir exhumando. Por lo tanto, podemos coordinarnos y ello quiere decir que se puede trabajar más rápido.
También nos hemos reunido con la Diputación de Castellón, que nos ha mostrado su voluntad. También el Ayuntamiento de esa ciudad y esperamos que se sume la Diputación de Alicante. Hay una coordinación entre las administraciones y la Conselleria va a apostar por ello. Todo esto facilita avanzar mejor y más rápido.

Otro punto importante del programa es la creación de un banco de ADN que permita a los familiares identificar y encontrar a sus víctimas. Hasta hace poco sólo 4 comunidades autónomas tenían un banco. ¿Se podrá lograr en esta legislatura?
Es un punto imprescindible porque lo que nos está demostrando la exhumación de las fosas es que, en estos momentos, debido a cómo están los restos y el hecho de que muchos familiares son ya muy mayores y no hay de línea directa, existen problema de identificación. Por ejemplo, cuando el asesinado era hombre y tiene hijos varones y nietos varones se puede hacer la identificación. Lo mismo con mujeres. A partir de ahí, surgen más problemas. Por lo tanto, nos hace falta centralizar porque ahora mismo se están identificando entre un 10 y un 15 por ciento de las exhumaciones. Tenemos que hacer un trabajo que sirva para reparar el total.
Eso significa centralizar, tener el banco de ADN donde estén todas las muestras para que, en un futuro, los avances de la genética permitan identificar los que no ha sido posible ahora. Para eso es imprescindible crear este banco. Es una prioridad en nuestra Conselleria, pero por desgracia nos estamos encontrando con problemas de lo que es la maquinaria burocrática de la Generalitat Valenciana.
Estábamos a punto de firmar un convenio con FISABIO (Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana), que es una entidad pública, ya que queremos que el banco de ADN sea público, ya que otra cosa no se entendería. Pero como decía, en estos momentos la intervención de la Generalitat nos ha dicho que no, pero hemos pedido a la Conselleria de Sanitat que nos facilite con qué organismo se puede hacer porque pensamos que es prioritario y, desde luego, estamos en ello. Va a ser en esta legislatura, seguro. Pero no es que queramos que sea dentro de estos 4 años, es que queremos que sea ya.

Rosa Pérez Garijo con Toni Mejías.
Rosa Pérez Garijo con Toni Mejías.

Otros proyectos que se están llevando a cabo pueden ampliarse, como la consulta de expedientes de represaliados, conocido como PARES (portal de archivos españoles). ¿Es importante implicar a las familias de las víctimas y facilitar su búsqueda? ¿Se están dando pasos para digitalizar y difundir archivos de memoria para consulta pública?
Es muy importante que se involucren las familias de las víctimas y, en este terreno, se ha avanzado mucho a partir de las subvenciones de la Diputación de València. En el momento que empezamos a exhumar hubo un mayor movimiento dentro de las familias. De hecho, surgieron asociaciones de familiares de víctimas de las fosas de Paterna y ha habido un interés muy importante que esperamos que, tal y como sucedió aquí, pase en el resto del País Valencià. Por lo tanto, sí, es muy importante porque hemos encontrado familiares que no tenían conocimiento de cómo habían matado a sus familiares y eso es fundamental que se sepa.
En el tema de los archivos, tenemos previsto sacar una licitación para realizar el listado de represaliados de todo el País Valencià. La idea es que, según se vayan creando esos archivos, digitalizar los expedientes y lograr que estén al alcance de todos y todas. También hemos previsto, ahora que hay gobierno en el Estado español, ir a pedir los archivos a Madrid. Los sumarísimos de nuestro territorio que fueron expoliados en el año 2009.

"No es de recibo que en este país no se tenga un conocimiento de nuestra historia más reciente y oscura"

Desgraciadamente, hay muchas personas que creen que este dinero podría ser destinado para otros asuntos o que cree que las asociaciones de memoria histórica no deberían obtener subvenciones. ¿Por qué es necesario seguir invirtiendo dinero público en este tipo de políticas?
Considero que las personas que hacen una defensa de que ese dinero podría destinarse a otros asuntos no piensa que la calidad democrática tenga que ser la que nosotras pensamos. En nuestra Conselleria tenemos la responsabilidad de garantizar una calidad democrática y eso significa hacer justicia, memoria y reparación de lo que ha pasado en este país. Los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla, como dice el conocido proverbio y el cual tiene razón.
No es de recibo que en este país no se tenga un conocimiento pleno de nuestra historia más reciente y oscura. El resultado de que no se hayan hecho políticas de memoria durante tantos años es que ahora mismo tengamos fuerzas parlamentarias que representen lo más oscuro que ha tenido este país.

Rosa Pérez Garijo durante la exhumación de la Fosa 113 de Paterna, en 2017. FOTO: Abulaila
Rosa Pérez Garijo durante la exhumación de la Fosa 113 de Paterna, en 2017. FOTO: Abulaila

En el programa también se habla de un hecho importante como es la divulgación. La educación es primordial en este caso y el franquismo siempre se ha tratado de puntillas. Como diputada elaborasteis el programa "la memoria a l’escola", que buscaba acercar a los jóvenes el interés por la memoria histórica.
Además, con el debate que se ha iniciado sobre la censura parental, parece que puede ser más complicado educar en esta materia. ¿Qué medidas vais a llevar a cabo en este aspecto? ¿Se seguirán financiando actividades extraescolares que difundan la historia reciente de este país?
En las bases de las subvenciones para las asociaciones memorialistas hay dinero destinado a financiar estas actividades, que son muy importantes. Yo, concretamente, he estado en dos institutos trabajando este tema, pero queremos ir más allá. Queremos trabajar conjuntamente con Educación. Con este objetivo vamos a crear una comisión interdepartamental donde trabajaremos con otras Consellerias para poder llevar este tema a los centros de secundaria, porque no es de recibo que no se conozca la cantidad de desaparecidos de nuestro país o que tenemos más niños robados que en otros países de los que sí se suele hablar y son más conocidos.
Es importante que se sepa qué es lo que ha pasado en este país y eso se tiene que enseñar en la escuela, en educación secundaria. Igual que los niños aprenden que en 1492 se "descubrió" América y cuál fue el papel de los Reyes Católicos, qué mínimo que saber que en este país hubo un Golpe de Estado contra el gobierno de la República, que desembocó en una Guerra Civil, donde hubo una resistencia del pueblo a ese Golpe y que se conozcan los posteriores 40 años de represión.

"Igual que los niños aprenden que en 1492 se ‘descubrió’ América, qué mínimo que saber que en este país hubo un Golpe de Estado"

Otro punto importante es la cultura y has anunciado la creación de un Museo de la Memoria en la Generalitat Valenciana. ¿En qué consistirá y para cuándo se prevé?
Este sí es un objetivo más a largo plazo, pero queremos un museo que ponga facilidades para ver lo que representó todo ese periodo y todo lo que sucedió. Sobre todo estamos trabajando en lo que serían itinerarios de la memoria, porque en nuestra tierra tenemos lugares como la línea XYZ (sistema de fortificaciones construido por las topas republicanas), tenemos refugios, trincheras… En València hasta la plaza de toros fue un campo de concentración y debería haber una placa que lo recuerde. Hay que hacer itinerarios de lo que supuso esa etapa reciente a lo largo del País Valencià.
De hecho, ya ha habido reuniones esta semana para tratar el asunto. Porque eso se tiene que trabajar juntamente con Cultura y con Turismo. Van a haber subvenciones para poner en valor los lugares de la memoria, que son fundamentales.

Como diputada trabajaste también con el teatro de la Generalitat. ¿Qué importancia tiene la cultura para la reparación y difusión de la memoria?
La cultura es muy importante para todo. Para hacernos pensar, para hacernos críticos… Además, yo tuve la suerte de tener mis competencias en el Teatro Escalante, que era la entrada para los más jóvenes al teatro y a la cultura, la cual considero como una herramienta fundamental. En ese aspecto, en ese mismo recinto hicimos el ciclo "teatro de la memoria" y existen grandes obras que nos consiguen trasladar a lo que se vivió en este país durante esa etapa.

Por último, ahora que Franco ya no está enterrado allí. ¿Qué harías con el Valle de los Caídos?
Se debería hacer un lugar de la memoria que realmente sea para homenajear a las víctimas. Y sin la cruz, por supuesto.