Memoria Pública

LA MALA EDUCACIÓN

 

 

La dictadura destrozó para siempre la infancia de los hijos de los vencidos, e incluso la de sus propios hijos… Les arrebató la inocencia, el derecho a ser perezosos,  divertidos, y absurdamente felices. Crecieron en un mundo de miedos y verdades a medias, de infamias y mentiras.  Aquellos niños y niñas que vivieron el franquismo,  sufrieron la pésima educación nacional católica, basada en la falta total de rigor científico o histórico, de espíritu crítico y de libertad.  Formar ciudadanos afines al régimen y extirpar la semilla de la educación laica e igualitaria que habían sembrado las escuelas durante la República, fue el principal objetivo del régimen franquista. Aquella infancia se formó con el "arriba España", "las montañas nevadas", "el enemigo infiel", "la pertinaz sequía", "el ademán impasible";  siempre con el brazo en alto y dispuesta a "llevar flores a María" o a cantar el "cara al sol"

TEXTO: Marisa de la Peña