Memoria Pública

El orgullo republicano

La pintada de la II República mas antigua de España se encuentra bajo un puente en el Cerro de Andévalo.

Cuando la ribera Pelada tiene menos caudal es fácil caminar por su lecho y transitar sin más obstáculos que el sol de justicia que caracteriza a nuestra tierra. Esto ocurre normalmente durante el verano.

Hasta hace bien poco aún se podía ver parte de la carrocería del camión cargado de bellotas procedente de Oliva de la Frontera (Badajoz) que en la madrugada del martes 15 de diciembre de 1964 volcó contra el pretil del puente sobre la Rivera Pelada o Chica, rompiéndolo y cayendo al fondo a la altura de seis metros, dejando cuatro muertos y uno gravemente herido.

El proyecto del camino vecinal de El Cerro de Andévalo a San Telmo con la carretera de Ayamonte a Aracena en Minas de San Telmo fue aprobado en febrero de 1931 por la Diputación de Huelva por un importe de 340.042,63 pesetas.
Se adjudica el 2 de marzo de 1931 la ejecución de las obras a Pedro Wamba Jaúregui (1889-1976) vecino de Cabezas Rubias. Y el 4 de abril renuncia por enfermedad aunque el Ayuntamiento "que dicha enfermedad no es solo la causa para renunciar y sí de otro orden particular por cuya causa es muy razonable se le condene por lo menos a la pequeña fianza (3.400,50 ptas.) que tiene depositada y la poca obra ejecutada". Finaliza el Ayuntamiento que "cuenta con personal apto para la dirección y vigilancia (sic) de las obras"
Con el advenimiento de la II República el Ayuntamiento de El Cerro concedió la ejecución de las obras a Juan Velardo Pola (Anarquista y maestro de obras, fallecido en la prisión de Huelva. 1893-1941) entre otras cláusulas este destajista exigió que "los obreros cobraran 4,50 ptas/día, albañiles y carpinteros a 7 ptas/día y herreros 6 ptas/día." Propuesta que aceptó el Ayuntamiento.
Renunció el 25 abril de 1931, haciéndose cargo de nuevo Pedro Wamba el 23 mayo de ese mismo año hasta la finalización de las obras.

La Compañía minera de San Telmo financió parte de las obras del camino vecinal (50.000 ptas.)Asimismo la Diputación de Huelva liberó con cuentagotas las cantidades asignadas por el Gobierno de la República para "el reparto entre los pueblos de la provincia que se encuentran afectados por la crisis de trabajo" por lo que por la falta de fondos se tradujo en la paralización de las obras con el consecuente despido y perjuicio de los obreros empleados. Paulatinamente las obras fueron avanzando siempre a tenor de las cantidades con las que el director de las obras fue contando.
Las obras finalizaron presuntamente en el mes de junio de 1932 con la construcción del puente sobre la ribera Pelada cuyo hecho quedó inmortalizado en una pintada bajo el puente que años después sirvió como escenario de agravios y persecuciones a sus vecinas y vecinos represaliados por las balas franquistas camino del exilio o de la muerte.

Esta pintada muestra el orgullo republicano de la que quizás sea la muestra más antigua que se conserva de este periodo en España.

Por otra parte según el artículo 5 de la Ley 14/2007, de 26 de noviembre, del Patrimonio Histórico de Andalucía "las personas que observen peligro de destrucción o deterioro en un bien integrante del Patrimonio Histórico Andaluz deberán, a la mayor brevedad posible, ponerlo en conocimiento de la Administración competente, que llevará a cabo las actuaciones que procedan."

Por otra parte según el artículo 5 de la Ley 14/2007, de 26 de noviembre, del Patrimonio Histórico de Andalucía "las personas que observen peligro de destrucción o deterioro en un bien integrante del Patrimonio Histórico Andaluz deberán, a la mayor brevedad posible, ponerlo en conocimiento de la Administración competente, que llevará a cabo las actuaciones que procedan."

Sin duda este monumento constituye un bien inmueble de todas y todos según las definición de la mencionada norma junto con los molinos harineros circundantes. La incoación del expediente para que quede inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz puede iniciarlo cualquier persona física o jurídica ante la Consejería de Cultura.

Esperemos que el pueblo tome buena nota del tesoro que tenemos el deber de proteger, conservar y difundir.

Enviado por: Francisco Javier González Tornero