¿De qué lado está enterrado Franco?

Cuelgamuros 1

De esta manera informa Patrimonio Nacional en el portal institucional del Ministerio de la Presidencia sobre el autopanteón del sanguinario golpista, construido a sangre y fuego por presos políticos de su fascistas dictadura:

Abadía Benedictina de la Sta. Cruz del Valle de los Caídos

La Cruz de granito levantada en medio de un gran bosque de pinos sobre la peña de Cuelgamuros, próxima a El Escorial, es lo más visible del monumento del Valle de los Caídos. Levantado en los años siguientes a la contienda de 1936, según proyecto de Pedro Muguruza y Diego Méndez, fue decorado con monumentales esculturas obra de Juan de Avalos.
En la roca está excavada la gran Basílica sepulcral, donde están enterrados caídos de los dos lados enfrentados en la guerra civil. Detrás, en una amplia explanada, se encuentran la Abadía benedictina y otros edificios donde se ubican la biblioteca y la hospedería, que cumplen los fines de esta fundación creada en 1957, y administrada por Patrimonio Nacional.”

Como se puede apreciar a simple vista en esta reseña, las edificaciones en Cuelgamuros se denominan genéricamente como “Abadía Benedictina…”, sin que aparezca mención alguna a quién lo ordenó construir, quiénes lo “levantaron” (aunque más bien lo horadaron), ni qué dos tumbas presiden la Basílica. Tanto levantamiento para cicateramente hablar de “contienda de 1936”. Y es que parece que la Basílica se debió excavar sola en la roca, según el texto, para enterrar únicamente a los “caídos de los dos lados” (tropezón con politraumatismo).

Para completar esta versión de Patrimonio (en la que el Abad no necesita dar arroz porque es la propia zorra), parece que todo un séquito de adlátere está trabajando noche y día para que las primeras búsquedas en internet ofrezcan resultados con este tipo de falsedades y silencios o, incluso, otros aún más reaccionarios y franquistas.
No diría nada nuevo al afirmar que la hedionda herencia franquista está ahora en el poder de todas las instituciones del Estado, pero siempre podemos contribuir desde nuestras pequeñas barricadas informáticas con alojamientos en red, a paliar su propaganda nazi en este medio, a recuperar la etiqueta “Valle de los caídos” con todo su contenido real (quise decir republicano) y que ocupe un lugar de preeminencia en los google y similares.

Tomás Montero