La brigada de los toreros.

silvino_zafon_anisEn julio de 1936 las tropas del general Franco se levantaron en armas,la España taurina también se dividió en dos mitades. Las principales plazas de toros -Madrid, Barcelona, Bilbao, Zaragoza y Valencia- siguieron siendo republicanas. Sólo Sevilla, entre las catalogadas como de primera, cayó en manos de los militares golpistas, además de las principales ganaderías de reses bravas, andaluzas y castellanas. A una gran parte de los matadores de toros, el levantamiento militar les sorprendió en el lado republicano, donde torearon numerosas corridas la temporada de 1936. Aunque, cuando tuvieron que elegir, se pasaron al bando del general Franco. Mientras ellos, los maestros y famosos toreros, hacían el paseíllo con el puño el alto y la mente pensando en llegar a la zona nacionalista cuanto antes, la Asociación de Matadores de Toros y Novillos pidió oficialmente armas a la Agrupación Socialista de la calle Piamonte y promovió el alistamiento de sus miembros. Lo que venía a ser el sindicato profesional de todos los trabajadores de la tauromaquia, se alineaba decididamente del lado de la República. No eran primeras figuras,eran modestos matadores y muchos subalternos que empuñaron las armas para defender la República. Formarón la 96 Brigada Mixta del Ejército Popular Republicano,fué creada en Murcia en junio de 1937 .Eran 3.700 soldados y 150 oficiales y se llamó La Brigada de los toreros. stuvo desplegada en el frente de Teruel entre 1937 y 1939. Dirigía la brigada Luis Prados Fernández Litri II. Fortuna Chico dirigía uno de sus batallones. Manuel Vilches Parrita fue capitán y cronista y Silvino Zafón » El Niño de la Estrella» comisario de guerra.

Sus frentes de batalla fueron duros.Guadarrama y el Frente de Teruel. En este último, la 96 luchó en unas condiciones imposibles. Aquellos que se vistierón de grana y oro llevaban ahora los pies envueltos en trapos. Pasarón hambre y frio hasta límites imposibles, atacados por tanquetas y aviones y un ejército bien pertrechado y armado. La ofensiva de los nacionales sobre Valencia también fue detenida en Teruel. Las tropas del Litri II se defendieron esta vez luchando por cada palmo de terreno. Tanques, artillería y aviación les caían encima sin piedad. La brigada de los toreros combatió durante cuarenta días seguidos. Algo fuera de lo normal hasta para el ejército de la República. El Estado Mayor les concedió el Distintito al Valor

Acabada la guerra, a Silvino Zafón, en represalia a su conocida ideología y fuerte implicación republicana, las nuevas autoridades no le reconocieron la alternativa tomada y tuvo que volver al escalafón de novilleros, reapareciendo en la Plaza de las Arenas de Barcelona el 8 de Junio de 1939, pero ya marginado por público y empresarios que le reconocían como consumado enemigo del Régimen. Un accidente de tráfico, en Orange, acabó con la vida de un torero sin suerte y de un hombre consecuente con sus ideas. Fue enterrado en la ciudad de Arlés.
El Niño de la Estrella tiene en su honor una plaza de toros, la de Villafranca (Castellón), que se construyó siendo él todavía un novillero; un pasodoble del gran compositor Jaime Teixidor Dalmau (autor del popular Amparito Roca) lleva también su nombre, como también lo llevan varias peñas taurinas e, incluso, en su momento, la etiqueta de un anís muy conocido en Aragón y Levante.

No corrieron mejor suerte sus compañeros mas destacados de la 96 Brigada Mixta.El Litri II, en un proceso sumarisimo, se defendió como pudo , diciendo que promovió el alistamiento de los miembros de su asociación como un acto de autodefensa exento de convicción política» para que no se tachara a los toreros de derechistas. Con ello también pretendía, argumentó, dar protección y documentación a los compañeros en situación comprometida. Puso un bar y vivió como tabernero.

Al finalizar la contienda, Fortuna Chico fue internado en el campo de concentración Las Isabelas, de Murcia, desde donde le trasladaron a la cárcel de Colmenar Viejo. Después de que un tribunal militar le condenase a 20 años de reclusión, y tras pasar por la prisión de Teruel, quedo recluido en Zaragoza durante siete años. En 1946 fue puesto en libertad condicional, momento en el que retornó a Madrid, donde vivían su mujer e hijo. le dieron la espalda en el mundo del toro por su pasado rojo, tuvo que recoger remolacha y trabajó de peón en la construcción hasta que el encargado de la obra lo reconoció y lo situó en un puesto administrativo. Nunca habló de la guerra. En 1990, cuando el gobierno de Felipe González permitió que los militares republicanos solicitaran pensiones, no quiso hacerlo. No quería saber nada. La amistad con Litri II perduró hasta la muerte, siendo un asiduo del Bar Litri II en el paseo de las Delicias de Madrid.

La Brigada de los toreros tuvo en sus filas a un nutrido grupo de picadores, banderilleros y subalternos cuyos nombres se borraron de la memoria, se disolvierón en el olvido. Como miuras, lucharón hasta la muerte descalzos y medio desnudos defendiendo la República. Hoy la 96 Brigada Mixta, la Brigada de los toreros, ha sido recordada.

«http://www.portaltaurino.com/images/toreros/brigadas_de_toreros.