Merienda de medios

El regreso del hijo pródigo!

Se veía venir desde que Mariano volvió a ser "el mismo hombre honrado, cabal ingenioso y sensato, aunque falto de brío y carisma" al que ese apóstol de la derecha llamado Ramírez abrazó como un padre en su sermón de la montaña de este pasado domingo en las páginas de El Mundo. Los fieles supimos de inmediato que todo estaba preparado para el regreso del hijo pródigo, cuya silueta se recortaba premonitoriamente en el horizonte.

Primero fue en el estreno de la tertulia de José Luis Gutiérrez en Veo TV, más conocida como Teleramírez, donde Rajoy acudió la noche del lunes a ser entrevistado con gallega humildad. Después, al día siguiente, llegó el plato fuerte cocinado en la COPE por la singular Cristina López Schlichting, esa brava mujer que ayer mismo nos conmovía en La Razón con la increíble historia de Miguelito, un niño adoptado con síndrome de Down que salvaba del suicidio a Clara, su hermanastra anoréxica, en el mayor alegato a favor de la vida jamás escrito. "Cuando mis amigos volvieron se encontraron a Miguelito y Clara fundidos en un abrazo, tumbados en la alfombra, dormidos y tranquilos (...) El tarado, el enfermo, el que nada aportaba, había salvado a la familia". Tremendo testimonio que sólo admite una pregunta. ¿Por qué los amigos de Cristina dejaron solos a Miguelito y a Clara?

Pues bien, en La Tarde con Schlichting del martes, Rajoy regresaba a la COPE en loor de santidad. Los calificativos fueron esparcidos como pétalos de rosa. "Un gallego de espíritu templado", se le dedicó como aperitivo. "Una persona sencilla", se le adjetivó más tarde. "Los que piensen que es un blando y no tiene capacidad de mando, es que no le conocen", se apuntó después.

El lomo de Rajoy reaccionó al contacto de la beatífica mano que lo acariciaba y explicó a uña de caballo la esencia de su mismidad, tantas veces zarandeada desde los micrófonos episcopales: "Nunca he sido rencoroso, pero eso no es mérito mío. Cada uno es como es, créame. Es bueno no ser rencoroso porque proporciona tranquilidad de espíritu y equilibrio, y eso es muy bueno en la vida y lo es más es una actividad tan dura y difícil como es la política".

Octubre del 2008. Todos los medios de la derecha rinden nuevamente tributo a su renacido líder. ¿Todos? No, un pequeño turolense resiste y, por lo que proclama, resistirá al buen rollo hasta su último aliento. Se trata de Jiménez Losantos, que explicaba ayer "la porquería de plan de rescate" de los bancos diseñado por el Gobierno y el papel de Rajoy en el mismo: "Mariano no se entera de nada o no se quiere enterar. Éste siempre ha sido así, o se lo hace. ¿Nos engañó antes, nos engaña ahora o nos engañó siempre? No lo sé. Es un misterio dentro de un enigma, rodeado por la nulidad y camino de la nada".

¡Pobes pobres!

En lo que hay consenso es en la preocupación por los pobres. Federico recuerda cada día que lo mejor para dar de comer al hambriento es la Visa CopeCard, mientras el ABC nos ilustraba ayer con un reportaje muy oportuno sobre el Monte de Piedad: "Gitanos españoles, jóvenes y personas mayores e inmigrantes constituyen el variopinto público", se afirma.  Es decir que había personas, gitanos e inmigrantes. Aclarado.