Opinion · Merienda de medios

Teddy, el inmutable

Caen los presidentes, cambian los líderes sindicales y de la patronal, el PNV ha dejado el poder; Mario Conde fue Dios, luego un presidiario y ahora Lao Tse; vuelve Florentino, tenemos a un negro en la Casa Blanca… El mundo cambia, pero Teddy Bautista permanece. El de Los Canarios es la demostración de que Parménides tenía razón sobre la inmutabilidad del ser, un ser, por cierto, que preside la SGAE desde 1983 y lo que te rondaré morena (pagando, claro, los derechos correspondientes). Este tío es el Partenón con americana.

La última de la sociedad de Teddy ha sido llevarse el 10% de un recital benéfico de Bisbal a favor de un niño enfermo y, ante el escándalo, el filántropo Bautista ha devuelto los 5.000 euros del botín. “La pregunta angustiada que nos hacemos los españoles es si vamos a poder cantar bajo la ducha o en compañía de unos amigos algo de Lennon-McCartney sin tener que cotizar a Autores”, decía Luis M. Alonso en La Nueva España. Por si acaso, dúchense en silencio o escuchando a Francino, que tiene poco ritmo.

Precisamente en la Ser, porque ayer era martes, Margarita Sáenz Díez volvía a descubrir la pólvora a cuento de don Eduardo. “Lo del concierto de Bisbal ha sido una inmensa metedura de pata. Hay que recordar que muchos autores están en contra de la gestión de sus derechos que hace la SGAO, la SGAE, perdón”. Perdonamos a Margarita pero a la SGAO, perdón, a la SGAE, quien no la perdonaba era el apóstol Federico: “Quiero un referéndum para abolir la SGAE y la Audiencia; es más, fusionarlas y liquidar a ambas”, pedía el todavía justiciero de la Cope.

El personal está soliviantado, porque los inspectores de la SGAO, perdón, de la SGAE, se ponen un clavel en la solapa, se te cuelan en la comunión del niño y te crujen cuando suena Paquito el Chocolatero. ¿Hay que defender los derechos de autor? Sí, “pero ese legítimo derecho de autor no se ampara en los métodos mafiosos que día sí día no esgrime la SGAE”, afirmaba Javier Ortega en la edición andaluza de ABC.

En contra, el 99%

Ramírez, que es un hacha de la demoscopia, hizo una encuesta en elmundo.es. “Nunca una institución había obtenido un rechazo del 99%”, recordaba en el editorial impreso. “Tendrán que pedir perdón, no sólo devolver, dar una donación para compensar el error”, sugería Amando de Miguel en Onda Cero. Teddy, el inmutable, se habrá encogido de hombros en una imagen móvil de su propia eternidad.