Merienda de medios

El pildorazo

Poder comprar libremente en farmacias sin receta ni límite de edad la píldora del día después debería ser una buena noticia en un país en el que cada año se registran más de 110.000 abortos. Sin embargo, como el Gobierno ha anunciado esta medida el día antes del debate sobre el estado de la nación estamos ante un populismo insoportable. Si hubiera retrasado el anuncio, trataría de condicionar la campaña de las europeas. Tras el 7-J sería una reacción para atraer a la izquierda radical. Al año que viene, habría querido distraer a los parados. Y en 2011 sería una trampa para radicalizar al PP. Nos gobierna la versión leonesa de Maquiavelo pero nos conocemos sus trucos.

Toca hablar de lo que toca, esto es, del estado de la nación y no de la nación en estado. La agenda la marca Ramírez, que para eso es de Logroño. ¿Estamos a setas o a rólex? O crisis o 11-M. Elijan y déjense de pildoritas: "Sin entrar en el fondo de la cuestión con el que en líneas generales podríamos estar de acuerdo, la intencionalidad política y propagandística de este anuncio es tan evidente que casi da reparo comentarla", escribía el editorialista de Woodward. Pues eso.

Para estar en completo desacuerdo siempre nos quedará el apóstol Federico, al menos hasta agosto, que es cuando deja el confesionario. Ramírez ya le ha habilitado un estudio grande porque viene con Herodoto Vidal y su saber sí que ocupa lugar. ¿Lo de la píldora? Pues que lo ve fatal. "La harán obligatoria en Educación para la Ciudadanía y al terminar la clase te darán una bolsita con un preservativo y otra con la píldora del día después. ¿Te basta para el fin de semana? Pues no. ¿Cuántas? Tres y tres".

Tendría Losantos que haber escuchado al diputado del PP Juan Morano en Punto Radio. Se arma seguro. "Cualquier persona que se oponga a esto me parece que es la reacción más dura y más pura; muchos de los que se oponen son los que lo practican y no quieren que los demás lo practiquen, es lo de siempre". Si notan a Federico un poco hormonado, ya conocen el motivo.

Camino a Sodoma
"Se deja en manos de unas adolescentes (...) la posibilidad de autoadministrarse. El Gobierno les permite abortar o no embarazarse, aunque les prohíbe comprar tabaco y alcohol, o hacerse un tatuaje", denunciaba el siempre vigilante Diario de Navarra. Lo mismo ocurre en 46 países, incluidos Francia, Reino Unido o Estados Unidos. En Sodoma no sólo se habla español.