Merienda de medios

El 7-J y tal

Dos son las conclusiones que pueden extraerse del tsunami de sondeos que han anegado el fin de semana: la primera es que Mayor Oreja ganará las elecciones, lo cual quizás contribuya a cambiar su opinión sobre el franquismo y su "extraordinaria placidez"; la segunda es que, al parecer, no votará ni Blas, que era un señor que no se perdía una, al estilo de Consuelo Sánchez Vicente: "Yo soy de las que se pirran por votar (...) y el próximo 7-J volveré a hacerlo, pero pese a Zapatero y pese a Rajoy", afirmaba en La Opinión de Málaga.

Se supone que las encuestas son un método científico de aproximación a la realidad, pero siempre hay quien prefiere hacer por su cuenta el trabajo de campo. Antonio Tarabini, por ejemplo, certificaba para el Diario de Mallorca que habrá mucha abstención, aunque para atrapar la noticia tuviera que acodarse en la barra: "Quizás por una cierta deformación profesional me he paseado por bares donde se ofrece la posibilidad de acceso gratuito a la prensa. No he visto una sola persona que se detuviera en las noticias y comentarios referidos a la campaña europea". Lo de Blas, confirmado.
Mayormente –y no es una alusión–, al personal le resbalan unas elecciones en las que, de hacer caso a Carlos Carnicero en el Diario de León, "ganará quien más movilice a los suyos, y como siempre puede más el odio que la adhesión". Y para movilizar, todo vale, incluidas chocarrerías del tipo "menos ceja y más Mayor Oreja" contra las que se revolvía Raúl del Pozo en El Mundo: "No nos joda usted, don Mariano: ¿esa es la aportación de la derecha española al debate de Europa? ¿Tiene que someterse a esas bellaquerías para salvar su gaznate?".

Ahora bien, ¿se puede conjurar el pasotismo sobre Europa, esa "unidad económica y monetaria dirigida desde el Banco Central Europeo por un señor llamado Euríbor", en definición de Santiago Cambero en Hoy? Para José María Ridao, no sólo se puede sino que se debe, "entre otras razones porque en el pasado Europa fue un sueño, pero hoy es una necesidad", mantenía en El País.
El fútbol, esa escuela

La solución está en el fútbol. "En el Barça alinearon a los mejores y por eso ganaron tres copas (...). Con unos criterios como los de Guardiola, probablemente el próximo domingo habría menos abstención", proclamaba Faustino F. Álvarez en La Razón. Y si también eso falla, que no haya elecciones, como en el Real Madrid. Todo está en el fútbol.