Merienda de medios

Miren al pajarito

La gran duda metódica que se cernía sobre la reunión que el martes celebraron en la Moncloa Zapatero y Rajoy residía en conocer si el encuentro serviría para unir a Gobierno y oposición frente a la crisis o si, por el contrario, la montaña pariría el ratón de una simple fotografía. Sobre lo primero, tuvimos buenas palabras presidenciales y "expectante" desconfianza opositora, pero, respecto a lo segundo, la cita no pudo ser más fructífera, ya que dejó tras de sí dos imágenes de impacto.

La primera fotografía, portada de todos los diarios, muestra el apretón de manos entre ambos líderes, con Zapatero elevando la mirada al cielo como si temiera la inminente descarga de la tormenta o de una teja palaciega. La segunda la firma Ángel de Antonio en el diario ABC y muestra a Jorge Moragas, coordinador de la presidencia del PP, en reverencial saludo a Zapatero junto al quicio monclovita. La foto recordaba al que dispensó años atrás el entonces ministro Piqué a Bush, a partir del cual la genuflexión alcanzó una dimensión desconocida, más
profunda y metafísica.

La descripción más fiel de esta segunda instantánea la ofrecía ayer Jiménez Losantos en la Cope: "El estadista Moragas está a punto de arrodillarse ante Zapatero. Si al rey lo saluda así, le hace chambelán y conde de la Mochila". La escena, por cierto, no permite atisbar si Moragas portaba su tradicional equipaje de hombro o si se limitaba a llevar el maletín a Rajoy. Los caminos de Samsonite son inescrutables.

moragas.jpgDesde su sillón ‘ñ’, el académico Luis María Anson obvia las imágenes y va a la letra pequeña de la reunión, a las estrategias: "Zapatero –escribe en El Imparcial– quería dar el abrazo del oso a Rajoy en su entrevista de la Moncloa. El líder popular ha dejado la política merengosa en manos de Soraya y ha procurado dar la sensación de que él apoya las medidas económicas pero con condiciones. Los medios de comunicación adictos se afanan ya por adulterar esa imagen". Entre estos últimos, debe de encontrarse La Razón, cabecera de la que Anson fue director antes de que Lara, el dueño, se comprara el Avui para poner la vela al diablo que le faltaba: "No ha podido ser más satisfactoria y productiva la reunión (...) lo que demuestra que no nos equivocamos al apoyarla sin reservas", concluye su editorial.

El de ayer fue un día propicio para las fotografías, como la que muestra al rey, también en ABC, pilotando a sus 70 años un Hércules del Ejército del Aire, sin mencionar que los pilotos se jubilan a los 60. O la del cartel de la película Diario de una ninfómana, que el Ayuntamiento de Madrid ha prohibido que se exhiba en los autobuses de la EMT con excusas peregrinas. "Los sheriffs de las buenas costumbres y otros nazarenos del pecado esconden a unos fascistillas que se sofocan por la foto de una tipa con los dedos por debajo de la goma de la braga", opina Antonio Lucas en El Mundo.

¿De qué se ríe el cura?

Es de las buenas costumbres y del pecado de lo que pontifica en La Razón Santiago Martín, nuestro Pájaro Espino de los noventa. "No nos preocupamos de que en el 2007 en España 107.000 niños hayan sido asesinados en el vientre de su madre", asegura dramáticamente. La fotografía del sacerdote que se incluye en la columna nos lo muestra hecho un brazo de mar y sonriente. ¿Qué es lo que le hace gracia?