El color de los impuestos

Zapatero nos tenía dicho que bajar impuestos era de izquierdas, de ahí nuestro desasosiego ahora que los sube. ¿Se nos habrá vuelto de derechas al descuido? La medida nos tiene confundidos. ¿Qué es más progresista? ¿Suprimir el impuesto del patrimonio que pagaban los que más tienen o que todos paguemos más por la gasolina? Más aún, si era bueno dar 400 euros a cada contribuyente porque fomentaba el consumo y la subida del tabaco y la gasolina lo desincentiva, ¿no será malo? Afortunadamente, Sebastián lo ha aclarado. La subida es por nuestra salud y por la del medio ambiente. Esta gente nos quiere.

Aun así, hay quien no lo entiende, en especial eso de ahorrar a los pudientes 1.800 millones para conseguir 2.200 millones de los conductores y los adictos al Fortuna. “Ya sabemos que estos del PSOE hacen política de derechas (…). Primero les dan dinero a los ricos, y luego se lo quitan a los pobres”, escribía José María Martínez Marco, coordinador de IU de Teruel, en El Periódico de Aragón. ¡Qué sabrá un tío de IU lo que es o no de derechas!
Fuera de izquierdas o de derechas, parece de cajón que, si se gasta más porque hay más parados y se ingresa menos porque hay mucha crisis, es preciso llenar la caja con algo de calderilla. “No es pagar impuestos sino la falta de equidad lo que enerva la indignación social y el rechazo (…). Aunque hay libros enteros sobre la injusticia radical de los impuestos indirectos, por ahí ha empezado el Gobierno Zapatero”, recordaba Consuelo Sánchez Vicente en La Vanguardia. ¡Qué sabrá esta mujer lo que es o no justo!
¿Habrá más subida de impuestos? El secretario de Estado de la cosa, Carlos Ocaña, casi lo jura, pero el IVA, según explicó, no se toca. A Joan Barril en El Periódico no le convenció Ocaña, porque uno no se puede fiar de un tipo con “cara de tragasables”. En su opinión, “es evidente que la subida del IVA está en la recámara (…). Sabíamos que todo lo que nos gustaba era inmoral, ilegal o, simplemente, engordaba. Ahora, todo lo que nos guste será un devengo fiscal”. ¡Qué sabrá Barril lo que nos gusta y lo que no!
El plan

Todo forma parte de un plan minucioso, según relataba Joan Tapia en La Voz de Asturias. Subir ambos impuestos es “acertado”; reducir estos consumos “tiene claras ventajas”; y, por supuesto, las medidas son “ortodoxas”. La ministra Salgado se lo hubiera dicho de haber tenido oportunidad: “¡Tú sí que sabes, Tapia!”.