Merienda de medios

El ecologismo nuclear

Tras perdonarle la vida a Garoña cuatro años, Zapatero ha anunciado que en otoño desvelará su mix energético hasta 2030, de manera que sepamos qué peso tendrán renovables, nucleares, gas y fósiles y cuánto nos costará. Lo lógico es que el plan ya existiera, pero Sebastián ha estado muy liado repartiendo bombillas de bajo consumo y hay que disculparle. Sólo entonces será posible apreciar si la apuesta del presidente por las renovables va en serio o es otro más de sus brindis al sol, o sea, fotovoltaicos.

Entre tanto, los defensores de Garoña continúan con la resistencia, a la manera de Numancia pero con más víveres. El jefe de su consejo de ancianos es Juan Velarde, que ahora nos explica que sólo con energía barata se saldrá de la crisis, esa misma crisis que al profesor le pilló en la siesta. "Como los dueños de Nuclenor son (...) Iberdrola y Endesa, éstas ven aliviados sus costes si esta central continúa funcionando. No precisan encarecer tanto el conjunto de sus producciones", precisaba en ABC. No será verde, pero sí con asas.

O quizás también sea verde, porque la última moda es afirmar que una energía cuyos residuos pueden matar durante miles de años es tan saludable como el pollo de corral. "Ahora el argumento ecológico respalda la energía nuclear -la más limpia y la más barata-, mientras que el movimiento ecologista revela cada vez más su naturaleza de lobby ideológico y económico", sentenciaba José María Marco en La Razón.

Lo cierto es que Zapatero se lo pone fácil a esta atómica tropa de amigos de la tierra. Su última idea es que una ley establezca para las centrales la diferencia entre vida programada y vida útil, lo que ha dado pie a las primeras definiciones. Ésta es la de Santiago González en El Mundo: "Vida útil de una central es la que le permite el presidente del Gobierno. En este caso, 42 años. Los 40 quedaban demasiado cerca de las elecciones de 2012 y de los encarecimientos del recibo de la luz que nos esperan. No se si me explico".

Lecciones de Alicia

¿Dudas? Charo Zarzalejos servía un resumen de urgencia en el Diario de Navarra: "Lo de Garoña ni es coherente, ni técnicamente aconsejable, ni socialmente responsable". Estamos al otro lado del espejo: las centrales atómicas son limpias, los ecologistas son un lobby económico y el nuclear una ONG. Haría bien Zapatero en leer la Alicia de Carroll: "Puedes llegar a cualquier parte siempre que andes lo suficiente". Veremos.