Merienda de medios

La Justicia iba lenta... y paró

10-23.jpgCon lemas pegadizos impresos en papel de oficio del estilo "la fe pública procesal es una garantía constitucional", jueces y secretarios judiciales consumaron este martes un paro de tres horas que ya se califica de "histórico". Posiblemente lo sea, porque la Justicia en España iba tan lenta que algunos sospechaban que llevaba varias décadas en huelga, con lo que el gremio de la toga ha conseguido detener por completo lo inmóvil, toda una proeza.

A sus señorías les había parecido una injerencia intolerable que el Gobierno dijera que sancionar con 1.500 euros al juez Tirado por no ejecutar una sentencia firme de cárcel contra el presunto asesino de la niña Mari Luz era una broma macabra del CGPJ. Y los secretarios judiciales se habían rasgado los manguitos porque el ministro Bermejo había suspendido a una de las suyas a dos años de empleo y sueldo por este mismo motivo. Para vestir el santo de la protesta, el tercer poder esgrimía la falta de medios para cumplir sus funciones.

Se trataba de dilucidar si el paro estaba justificado o era producto del corporativismo y a esta tarea se han aplicado sin desmayo insignes representantes del poder siguiente, o sea, del cuarto. El sindicalista y académico Luis María Anson, en El Imparcial, da la razón los jueces y también los policías y los guardias civiles que se manifestaron el fin de semana pidiendo más sueldo. Previamente, además, se había escrito un crimen: "De todos es sabido que el PSOE decidió hace muchos años exterminar a Montesquieu (...) No se puede tener encabronada a la Justicia".

Más completo es, si cabe, el análisis de la catedrática Edurne Uriarte en ABC. ¿Ha habido corporativismo? Sí. ¿Tienen razón los huelguistas? Toda. ¿El Gobierno es culpable de la saturación de la Justicia? Por supuesto. "Tiene bemoles que algunas huelgas sean corporativismo del bueno, de los sindicatos, por ejemplo, y otras, las que no gustan al Gobierno, corporativismo del malo?", sostiene.

Claro que todo puede deberse a una fatal coincidencia, tal es la opinión de José Antonio Vera en La Razón: "Es una pena que esa protesta justa y motivada coincida en el tiempo con el caso Tirado. Porque alguien puede pensar que el único motivo que mueve a los jueces es el corporativismo...".

Sabido es que este es un país de malpensados. Para asombro de sus ocupantes, a ese carro se ha subido Juan Carlos Girauta en Libertad Digital.  "El padre de la víctima dotado de extraordinaria bondad y lucidez, ha dicho: ‘La Justicia ha de estar para el beneficio de la ciudadanía y no para que se manifiesten cuando se le imponga una sanción a un compañero que, como en este caso, es justificada y justa’. Amén", ha escrito. Amén también.

 

Sopa a la Schlichting

Justicia es lo que pide la infatigable Cristina L. Schlichting en La Razón ante el despilfarro que atribuye a la consejera de Cultura gallega, Ángela Bugallo, por pagar un viaje a la Feria del Libro de Cuba a 200 personas. Cristina es un ejemplo ante la crisis y un poco cruel: vigila que los niños apaguen la luz y hasta les recorta la paga. "Una hace croquetas para reciclar el jamón de la sopa y la Bugallo se pone ciega de langosta en Cuba", afirma. Pobre. Que la próxima sopa la haga con fideos.