Merienda de medios

El jardinero y las tajadas

10-25.jpgLo de Ernest Benach, el dirigente de Esquerra que preside el Parlamento de Catalunya, es un caso claro de justicia poética. El miércoles se ufanaba en destacar la contención de gastos en los presupuestos para 2009 de la Cámara, que ayer mismo celebró bajo su auspicio una jornada interparlamentaria para fomentar el uso de la bicicleta entre la población. Entre tanto, a Benach le han pillado con el carrito del helado, un "pepino" (Nadal dixit) que tiene forma de Audi A-8 Limusina y ha costado en renting a los contribuyentes 83.000 euros, y al que el republicano ha añadido por 9.200 euros de nada una tele, una mesa y un reposapiés para ir más cómodo. ¿No había que consumir para impulsar la economía y contrarrestar la crisis?
El dispendio y la pompa tiene muy mala prensa y a Benach ya le han recordado lo impropio de esta conducta en un señor de izquierdas, independentista y jardinero de profesión. Si hemos de hacer caso a Ignacio Camacho en ABC, lo que peor ha sentado es el reposapiés de madera: "Ebrios de poder, los jardineros de la nueva gauche caviar han cortado de raíz las rosas de la discreción y la compostura. Eso sí, con los pies bien apoyados en sus confortables peanas de despilfarro". Aunque puede que ser independentista constituya un delito aún mayor: "Si yo fuera de ERC estaría fascinado por ir en un cochazo que me paga el Estado español mientras envío a los cachorros a los actos oficiales para que griten ‘fuera la Constitución, los catalanes no tenemos Rey", tal es la opinión de Raúl del Pozo en El Mundo.

Benach se lo lleva puesto, pero es un lugar común que los nacionalistas se lo llevan crudo. Luis María Anson, siempre vigilante desde su mundana Canela Fina, olfatea que Zapatero ha podido pagar en negro al PNV por su apoyo a los Presupuestos, ya sea en dinero o en concesiones políticas. "El ciudadano medio tiene derecho a que se le informe si la tajada conseguida por el PNV con su chantaje descarado es superior y más profunda que las cifras que se han hecho públicas". Dos preguntas al Anson de la Real Academia: ¿Hay ciudadanos que no sean medios? Y si los hay, ¿les informamos también?

El senador Iñaki Anasagasti desvelaba esta semana en la tertulia de José Luis Gutiérrez en Veo TV que los acuerdos de Aznar con el PNV en 1996 incluían una cláusula secreta para constituir Euskaltel. Aquello era alta política. Ayer, La Razón se escandalizaba en su editorial de que los socialistas, "con la votación de los Presupuestos aún caliente –incluida la abstención del diputado de UPN, Carlos Salvador–" hayan presentado una enmienda para incluir en los Presupuestos una partida de 15 millones de euros y acelerar así la construcción del tren de alta velocidad en Navarra. Esto debe de ser soborno.

El diablo de los números

Todo es interpretable, sobre todo si de lo que se trata es de comentar las cifras de difusión de OJD. En esto, los periódicos son como los partidos políticos en elecciones: todos ganan. Sirvan estos titulares a modo de ejemplo. "La Razón, el diario que más crece en venta quiosco de la prensa nacional" (La Razón); "ABC es el único periódico que aumenta sus ventas en quiosco en 2008" (ABC); "El Mundo se mantiene segundo con casi 100.000 ejemplares de ventaja" (El Mundo); "El País crece un 1% entre enero y septiembre" (El País). ¿Comprendido?