B&H

byhdsc_0109.jpg

Vista general desde la Novena Avenida de la media manzana que ocupa entre la 33 y la 34 la tienda de materiales eléctronicos B&H. JOSE PUJOL

En la novena avenida de Nueva York con la calle 34 se encuentra B&H, una de las más famosas tiendas de material fotográfico y aparatos electrónicos. Allí fui yo, aconsejado por mis compañeros de mesa que ya habían estado en NYC, para comprarme una nueva cámara que me hiciera el servicio durante mis paseos neoyorquinos, americanos y españoles tras mi vuelta. La tienda es famosa por lo grande que es, la gran cantidad de género que allí encuentras, el sistema que tienen para hacer tus compras y que la tienda es llevada en mayoría por judíos.

byhdsc_0110.jpg

Letrero a la entrada de la tienda neoyorquina B&H.

byhdsc_0112.jpg

Uno de los stands de las diferentes marcas de cámaras fotográficas de B&H donde puedes decidir cual es tu mejor compra.

Al entrar un señor con su Kipá (el sombrerito judío) tras un atril, te da la bienvenida y te pregunta que estás buscando. El material fotográfico se encuentra en la segunda planta. Allí podemos encontrar bolsas, chalecos, trípodes, flashes… de todas las marcas y, cómo no, cámaras. En unos puestos circulares divididos por marcas puedes toquitear sin miedo todas las cámaras y pedir consejo. Yo estuve dudando entre la Olympus PEN y la Canon G10. A pesar de lo débil que está el dolar la Olympus se me iba de precio. Del mismo modo, la PEN es muy bonita, pop-fashion y más parecida a la Leica que algún día me compraré, pero la G10 me resulta mejor cámara, es más versatíl, más pro…

byhdsc_0115.jpg

La cola para acceder a tu agente de ventas de B&H.

byhdsc_0121.jpg

Mi agente de ventas durante mi compra de la Canon G10 en B&H.

Una vez decidido por la G10 pregunté al judío del stand de Canon que me imprimió una hoja con los datos de mí elección y me envió a la zona de ventas. Allí cerró la compra un majísimo viejete judío que me ofreció dos packs. Uno de funda, dos tarjetas y cámara, y otro de dos baterías, funda, tarjetas y cámara. Mi duda era si realmente quería la funda y le pedí que me la enseñara. Mientras llegaba la funda, intentó venderme unas láminas protectoras para la pantalla y un seguro para la cámara. Al decirle que no quería el seguro porque me iba para España con mi compra se saco con la velocidad del rayo un adaptador de enchufe americano a Español. Creo que lo llevaba bajo la Kipá.

byhdsc_0117.jpg

Bajo el mostrador las cajas van y vienen llevando a la salida y trayendo del almacén la mercancia de la tienda de B&H.

Una de las gracias de la tienda es que todo viaja en unas cajas mediante unas cintas transportadoras que recorren los techos y suelos del almacén al vendedor y de ahí a la salida de la tienda. De esta manera la funda llegó bajo el mostrador del puesto de mi agente de ventas por medio de este sistema. Cada cosa que me intentaba vender parecía que lo sacaba de una chistera. Finalmente me llevé la funda, las dos tarjetas y la cámara.

Al realizar una compra te dan un ticket que te servirá para pagar y luego recoger la mercancía. El mismo agente de ventas te invita a dar una vuelta tranquilo por la tienda mientras tu compra viaja por los techos de la planta baja. Es un buen sistema para que puedas ir ligero por la tienda y así comprar más… todo está pensado. Me di una vuelta pero no compré nada más.

byhdsc_0123.jpg

El departamento de B&H donde se vende el material fotoquímico.

byhdsc_0125.jpg

 Dos dependientes de B&H observan los diferentes proyectoresen uno de los departamentos de la tienda.

En B&H podréis encontrar, iluminación, productos para fotoquímico, todo tipo de accesorios para foto, cámaras de video pro y amateur, proyectores, dvd, televisiones, sistemas de audio, mp3, microfonía profesional, informática, telescopios y prismáticos. Todo a un precio muy competitivo.

byhdsc_0126.jpg

Salida hacia las cajas de la tienda B&H en Nueva York.

byhdsc_0129.jpg

Una de las cajas cargada de material cayendo en el último departamento de B&H donde pasas a recoger tus compras.

Después de dar el paseíto que era interrumpido por un “May I help you?” en el momento que te parabas a mirar algo, me fui a la salida. Allí entregas tu ticket, te cobran y te dan un nuevo ticket con el que recoges todas tus compras en el último departamento de la tienda.

Toda una experiencia la visita a B&H. Y he quedado muy satisfecho con mi compra de la Canon G10. Os recomiendo que paséis por la 34 con la novena para ver este monstruo de la venta de material fotográfico… si queréis algo, seguro que allí lo encontraréis.