La mesa de luz

Escribiendo un post en mi día libre

granddialibre.jpg

Me he puesto a escribir un post en el ordenador y he ido colocando las cosas en el salón para poder oír música en condiciones. Me ha quedado tan bien puesto que he iluminado con las luces del cuarto y le he hecho una foto mientras me fumaba un cigarrillo. Tenía pensado escribir un post titulado: "La NASA envía un fotógrafo a la luna" pero antes hago este hablando de la foto que encabeza el post. Mis amigos que leen el blog aprecian más los post donde cuento cosas más personales y alguna anécdota y no hablo sobre técnica y fotoperiodismo.

Encima de la mesa está el portátil, un ibook G4 que compré hace un tiempo con mil euros que hice con un trabajo (grabé un video de unas jornadas médicas con mi primo Miguel que ahora trabaja en la ciudad de la luz). Ha resultado una magnífica compra, me gusta como funcionan las máquinas de esta marca. Enchufado al Mac está un disco duro USB Lacie de 80 G. Lo llevo en la mochila metido en una bolsa zip y es el nexo entre el ordenador del trabajo y el de casa. En él guardo cosas como los post del blog. El tabaco, el Zippo y unas revistas. En el montón de revistas hay Públicos, semanales de El País, alguna Rolling Stone, Squire, Cinemania y Fotogramas que compra mi compañero de piso David y alguna Guitar que debe ser de mi otro compañero Raúl.

Detrás podéis ver  mi equipo de música con el plato que le regalaron David y Salome a David por su cumple. (Qué bíblico ¿no?... y eso que no os hablo de Abraham, el hermano). Está puesto un disco de Bob Dylan. Seguro que Jesús Miguel, el redactor con el que fui a Budapest, me dice algo. Colocamos ahí los vinilos por razones prácticas y estéticas, los vinilos son bonitos. A la izquierda Dvds, Cds y la tele sin sonido con una película para televisión sobre romanos. A la izquierda, tras la silla, mi primera obra fotográfica. Se trata de una obra conjunta (extraño en la fotografía) y tiene su historia.

colfoto.jpgSe trata de una copia fotográfica negra y una copia en blanco con un marco negro. Las hice con Tiedra, fotógrafo de tiempo y padre de David. Estaba ampliando con él en el cuarto oscuro de su casa (yo sumergía las copias y las pasaba del revelador al paro y al fijador). Eran las fotos que nos había hecho en un concierto del grupo de música que teníamos David, Raúl y yo en aquél entonces. Tiedra se olvido de poner el cartoncillo para hacer el marco en el papel fotográfico y salió una copia totalmente negra (yo la revelé, paré y fijé). En otro momento no se acordó de sí había hecho el marco y sin pensarlo, quito el papel Ilford del marginador y lo metió en el revelador (yo repetí el proceso).

Al final él lavó y secó las copias "defectuosas". Escribió en el píe de cada una el título: "Stealin’ Black" y "Stealin' White" (en aquella época nuestro grupo se llamaba "Stealin’ Names"). Las firmó "Tiedra-Pujol ’98" y me las dio. Yo tenía dieciocho años y no sabía que iba a terminar haciendo fotos a pesar de que Cristina, mi madre, fuera periodista y mi hermana también lo sea.

Ahora, después de irme por las ramas, voy a ver si escribo ese prometido post: "La NASA envía un fotógrafo a la luna". Aunque a lo mejor lo dejo para mañana.