La mesa de luz

El magenta de la sangre

ret622b52fea2bf47499478a5d0eb28db94.jpg

Commuters injured by a bomb blast at the Park Kultury subway station  in Moscow wait for medical care just outside the station shortly after the explosion Monday, March 29, 2010. Female suicide bombers blew themselves up Monday in twin attacks on Moscow subway stations packed with rush-hour passengers, killing several  people and wounding many more, officials said.  (AP Photo/Egor Barbatunov)

La gran noticia de ayer y de los periódicos de hoy, es el terrible atentado suicida en el metro de Moscú. Todos los diarios han dedicado su imagen de portada a esta noticia. Al llegar a la redacción me he llevado una gran sorpresa al ver las portadas de El País y de El Mundo. La foto de Ap aparece muy distinta en cada una de las portadas. La imagen en la portada del El Mundo es mucho más sangrienta… más magenta. Hablo de un tema diferente al que me han comentado los compañeros de la web de Público sobre la foto de la portada web de elmundo.es donde había una foto con un contenido explicito de sangre y visceras.

Hablé con los compañeros de producción que retocan las fotografías que salen en nuestro diario sobre la foto roja-sangre de la portada de la edición papel de El Mundo. La foto estaba muy saturada y pasada de magenta. Nada parecido a la foto original de Ap que es muy parecida en color a la de la portada de El País.

scaneoelpaielmundo.jpg

Escaneo de las dos portadas de las ediciones llegadas a nuestra redacción.

En un primer momento pensé en manipulación. Pensé en los retocadores de El Mundo subiendo el magenta y saturando la imagen para ensangrentar de manera premeditada su portada. Una segunda parte del suceso del fotomontaje de Rodiezmo y el puño en alto. Pero al buscar los pdf de las respectivas portadas en internet me di cuenta de que el problema debía estar en la imprenta apesar de que el retoque en el pdf aun era diferente.

pdf.jpg

Imágenes de las portadas sacadas de kiosko.net

En un post anterior de La Mesa de Luz titulado "La imprenta de Público" hablo de mi visita a una de las imprentas de nuestro diario y de su funcionamiento. En él se ve como los operarios pueden controlar la cantidad de tinta inyectada en cada una de las planchas que imprimen dos pliegos, es decir cuatro páginas. Esto se realiza con las máquinas en marcha y cogiendo los periódicos que va soltando la rotativa. Fijándome en la silueta del aizkolari fallecido de la esquina izquierda, me di cuenta de lo magenta, lo encarnado que estaba. Por lo tanto, era un problema de la página entera y del pliego entero como se podía ver también en la contra. El problema debía haber sido de imprenta y no de retoque.

Acudí a Juan Carlos, el encargado del tema de imprentas en el diario, para que me confirmase mis suposiciones. Tenía claro nada más verlo que era un error de la imprenta por los colores de las publicidades. Pero tenía una prueba más fehaciente del fallo de los impresores… Esta se encuentra en el lomo del diario El Mundo.

barragrises_buena.jpg

Escaneo de las barras de equilibrio de grises en los dos pliegos que debían formar la misma plancha.

En esta imagen se ven dos de las barras de equilibrio de grises que tiene el diario El mundo en medio de los pliegos del diario. Parecen estar formadas por una línea discontinua de dos colores diferentes. En realidad debería ser el mismo color pero formado de dos maneras diferentes. El primero un gris formado solo con tinta negra y el segundo el mismo gris formado por una mezcla de las tres tintas: la cian, la magenta y la amarilla. Pero el gris de las tres tintas es morado, prueba final del desfase rojizo de la portada. Te das cuenta de esto mirando esta barra a través de un cuenta hilos y viendo los puntos de diferente colores en un caso y de un solo color en el otro. Juan Carlos piensa que el pliego que acompañaba en la plancha al de la portada es el que aparece al lado en la imagen de las barras. Se da la coincidencia que también contiene una foto de la información de Moscú.

grisguay1.jpg

Escaneo de la barra de equilibrio de grises del suplemento que llegaba encartado a la edición Madrid que llego a la redacción. Claramente mejor equilibrado que los pliegos de la anterior imagen.

Es probable que el fenómeno magenta de la portada de El Mundo solo se haya producido en algunas ediciones y pocos ejemplares y que hayan llegado a nuestra redacción por casualidad. Cada edición se imprime en diferentes momentos y puede que cambien los ajustes, puede que el periódico que tiene en su casa no esté magenta. En cualquier caso, es posible que los impresores de El Mundo decidieran darle un puntito magenta a la portada para resaltar la sangre… Un error que puede hacer pensar al lector que comparase las portadas en un quiosco que El Mundo quería resaltar la sangre en las fotos del terrible ataque terrorista de Moscú.