La nueva tribuna de los foteros en el Congreso

Obras en la Tribuna de fotografos en el Congreso de los Diputados.   FOTO: Borja Sanchez-Trillo / La Gaceta

Mañana martes 25 de enero volverán al trabajo los diputados tras sus largas vacaciones navideñas y con ellos los compañeros reporteros gráficos que cubren las informaciones en el Congreso. Políticos y foto-periodistas se encontrarán una sorpresa a su vuelta, una nueva tribuna desde la que trabajaran estos últimos en el hemiciclo. Las obras se han realizado contra-reloj y sin consultar ni a los medios de comunicación ni a los partidos políticos en la mesa del Congreso. Ha sido tal el secretismo que solo existen unas imágenes de las obras conseguidas por los compañeros de La Gaceta y que me han facilitado amablemente para este post. Se desconoce realmente cómo es esa nueva tribuna y cómo se podrá trabajar desde ella. Mañana martes los medios acreditados comprobarán en el reinicio de las sesiones cómo es esa nueva tribuna.

Vista del general Congreso vacio desde la tribuna de invitados, lugar donde solo se puede tener acceso con un permiso especial, arriba y abajo las antiguas tribunas de terciopelo modificadas tras la obra. MARTA JARA

Cómo se trabajaba en la actualidad
En los laterales del hemiciclo, cómo ya contaba en un post anterior, existen dos tribunas de terciopelo rojo dónde se pueden colocar los foteros durante las sesiones. A este lugar se accede a través de las puertas situadas a ambos lados de la tribuna y la presidencia, lugar por donde entran los políticos a sus escaños. Antes de comenzar la sesión, los fotógrafos pueden moverse libremente por la alfombra, la arena, que hay en el centro del hemiciclo y sacar fotografías de los corrillos que se suelen formar. Aquí se pueden sacar jugosas imágenes de diputados de todas las formaciones intercambiando opiniones. Estas imágenes son muy atractivas ya que ayudan a ilustrar posibles negociaciones entre partidos u otros temas y son más dinámicas que la típica foto de la tribuna de oradores.

Vista desde las dos tribunas de tercipelo del lado opuesto durante el último debate de presupuestos donde se pueden ver a los fotografos trabajando. MARTA JARA

Una vez que comenzaba la sesión, los fotógrafos se retiraban a las tribunas de terciopelo. Pudiendo cambiar de una a otra saliendo por una de las puertas laterales, pasando por el pasillo exterior tras la presidencia y entrando por la otra puerta. De esta manera, cambiando de tribuna entre orador y orador, podías hacer la foto de Rajoy en el púlpito mirando a la izquierda para hablar a Zapatero y a Zapatero mirando a la derecha hacia el escaño de Rajoy. Y gracias a las diferentes alturas de la antigua tribuna, podías tener visión sobre todo el hemiciclo y sacar planos picados y contra picados al poder fotografiar a ras de suelo sentado en último escalón de la escalerilla. Tras la sesión podías bajar rápidamente y fotografiar la salida de los políticos.

El Presidente del Gobierno entrando al hemiciclo por una de las puertas laterales. EFE / Alberto Martín

La típica imágen del Presidente del Gobierno dejando su escaño tras la sesión. Una de las imágenes que tras el cambio es muy difícil que volvamos a ver. MARTA JARA

Cómo se trabajará desde ahora
Tras una reunión entre representantes del Congreso y de los medios de comunicación, parece que los fotógrafos podrán acceder al centro del hemiciclo antes de las sesiones y fotografiar los corrillos. Entrarán a la nueva tribuna desde el pasillo exterior que rodea el hemiciclo, el que los asiduos al Congreso llaman la M-30. La preocupación de los encargados de fotografía de los medios es que la nueva tribuna parece ser mas pequeña y más baja que la anterior. Lo que conlleva la aparición de ciertos ángulos muertos que pueden dificultar la toma de imágenes, sobre todo de los grupos minoritarios situados a media altura en el centro del arco de escaños. El rodeo que hay que dar para salir y entrar de las tribunas también es una dificultad a tener en cuenta. Tras el cierre de la sesión será prácticamente imposible llegar a la arena antes de que los diputados abandonen el hemiciclo.

Obras en la Tribuna de fotografos en el Congreso de los Diputados.   FOTO: Borja Sanchez-Trillo / La Gaceta

En cualquier caso se desconoce hasta que punto el cambio dificultará el trabajo de la prensa en el Congreso y cómo afectará a la cobertura de los grupos minoritarios y a la información que recibe el ciudadano. Se parte de la base de que todo lo que signifique  “encajonar”, segregar o separar a los fotógrafos dificulta nuestra labor. Y esta obra se ve como un posible primer paso para que los reporteros gráficos, los únicos periodistas que siguen pisando la arena del Congreso, tengan más restringidos sus movimientos y se llegue en un futuro a cubrir las informaciones mediante un pool.

El pool es un sistema por el cual por problemas de acceso y/o espacio sólo uno de los fotógrafos tiene acceso y pasa las imágenes al resto de medios acreditados. Este es un sistema válido en muchas ocasiones pero resultaría en mi opinión muy restrictivo y perjudicaría al ciudadano a la hora de recibir información gráfica del Congreso. Muchas imágenes se perderían, los medios no podrían hacer sus propias instantaneas sobre temas especiales, todos publicaríamos lo mismo y es posible que la calidad de las imágenes descendiese.

Pero todo esto son suposiciones y solo sabremos mañana, tras el reinicio de las sesiones, cómo afecta este cambio en el Congreso al trabajo del fotógrafo, a los partidos políticos y al ciudadano que se informa a través de nuestras publicaciones.

Una de las imágenes diferentes y peculiares que se pueden conseguir pisando la alfombra del Congreso y que no todos los fotógrafos hacen. Un ejemplo de cómo el sistema de pool aplicado en esta institución podría empeorar el tratamiento grafico de las informaciones al no haber varias miradas en la arena del hemiciclo. MONICA PATXOT