La mesa de luz

El cierre y la liberación de Betancourt

grandebetan.jpg

A group of journalist wait on July 2, 2008, in the Catam airport in Bogota, the arrival of French-Colombian hostage Ingrid Betancourt, three US nationals and 11 Colombian soldiers who were rescued from the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC) rebels in a jungle operation by Colombian elite forces. AFP PHOTO/Rodrigo Arangua En la columna: 1- AFP PHOTO/Rodrigo Arangua 2, 3 y 4- AFP PHOTO/TELESUR

colbetan.jpgCuando ya teníamos medio terminado el periódico salió un teletipo diciendo que habían liberado a Ingrid Betancourt. Tras unos cambios en el planillo, en el lanzado del periódico, se le dio dos páginas y la portada. La noticia lo merecía. La foto grande de la página dos era la famosa imagen de Ingrid cabizbaja en medio de la selva. En ese momento pensábamos que no íbamos a tener imágenes de ella tras la liberación.

Con todo el periódico cerrado me quedé en la redacción de guardia por si aparecía alguna foto o había algún problema (como hoy mientras escribo este post). Cuando algunas imprentas ya estaban tirando nuestros periódicos, Betancourt hizo unas declaraciones para radio Caracol. En ese momento se paró el proceso y se levantaron la página 2, la 3 y la portada. En este momento, si llegaba algo nuevo de Betancourt tenía la oportunidad de meterlo en página. Yo pensaba que no iba a llegar nada pero al rato apareció la foto que encabeza el post.

En la imagen se ve a los fotógrafos en la pista de la base militar de Bogotá esperando la llegada de Ingrid (también podemos ver a un tipo empuñando una Leica). Iba a llegar la foto de Ingrid en libertad, pero no sabía si lo iba a hacer a tiempo. Eran ya pasadas las doce de la noche e Ingrid aterriza en el aeropuerto. Yo tenía abiertas todas las agencias, Ap, EFE, AFP, Reuters y Getty. Refrescaba sin parar y por turnos las páginas de todas ellas. Necesitaba una foto para la página dos y algo para la portada y rápido. Las imprentas no esperan y ya llegábamos muy tarde.

La agencia ganadora fue AFP (mi agencia favorita). Lo primero que llegó fueron unas capturas de televisión (que podéis ver en la columna) y que seguramente se hicieron en París. Las pasamos para que elaborasen una portada nueva. De pronto apareció la primera foto buena (tirada y transmitida por un fotógrafo desde Colombia) en el servicio de AFP y di un grito (es la foto que podéis ver en la columna). Jon Barandica (mi jefe) había vuelto a la redacción (se estaba tomando una cerveza en el bar de abajo con Gabriel Pecot, uno de nuestro colaboradores). La foto era perfecta para el hueco que teníamos pintado en la 2 y Jon la metió rápidamente en página mientras la gente tomaba notas de las declaraciones de la recién liberada para cambiar el texto. Finalmente, las páginas volaron hacia las imprentas mientras Jon y yo comentamos la jugada y Betancourt terminaba su discurso.

Estos días en que la información va muy pegada al cierre del diario son los más apasionantes de esta profesión. Sobre todo cuando la información surge de repente y no sabes qué va a ocurrir. Guardando las distancias, es un poco como en "The Paper". Esa película donde Michael Keaton es un jefe de sección que lucha por conseguir un soplo de la policía antes del cierre. Al final para las máquinas y, con la redacción semivacía, junto a un maquetador y un plumilla, cambia la portada del diario con la exclusiva.