La mesa de luz

Varsovia, Warszawa, Warsaw...

vars_0427.jpg

Varsovia Polonia Un tranvia pasa frente a la iglesia de Zbawiciela en el centro de la ciudad. Jose Pujol

Hace ya varios días que volví de Varsovia, Warszawa en polaco, Warsaw en inglés y ya estoy otra vez en la redacción tras disfrutar de gran parte de mis días libres acumulados. Aprovecho para mostraros algunas fotos que hice en mi viaje y contaros como es Polonia en general y Varsovia en particular. Las fotos son fruto de un par de paseos guiados por mi amigo Alfonso, estudiante de arquitectura de beca Erasmus en la ciudad. En este enlace a un blog de amigos Erasmus podéis leer el relato que ha hecho Alfonso sobre mí visita.

var_0280.jpg

Varsovia Polonia Alfonso, amigo y estudiante Erasmus en la ciudad que me sirvio de guia durante mi estancia, sonrie en la plaza donde donde se encuentra la tumba del soldado desconocido en el centro de la ciudad. Jose Pujol

Durante estos paseos en modo turista que dimos, llevé mi Nikon D70 con el 18-70mm montado y una tarjeta de 2Gb limpia. Así voy ligero, no llamo mucho la atención y puedo robar alguna foto. El resultado final del trabajo es ligeramente turístico por decirlo de alguna manera. Me faltan fotos de las fiestas de estudiantes universitarios en las que estuve y de los locales nocturnos que visité… pero estaba de vacaciones y supongo que hay que guardarse algo para uno mismo. De cualquier modo, el trabajo de verdad lo realicé en el Museo del campo de concentración de Auschwitz, al que dedique un día entero y del que os hablaré en futuros post. Espero que el reportaje salga pronto publicado en el diario.

La primera noche tras mi viaje desde Madrid, con tres horas en Dusseldorf incluidas, la pasé en un garito llamado Park donde todos los miércoles hay barra libre de cerveza por 20 Zlotis. Allí descubrí que en los bares de Varsovia todo el mundo se empuja y no pasa nada. Intentaré explicarlo…

Normalmente en cualquier bar de la península, cuando intentas abrirte paso por el local abarrotado, vas pidiendo disculpas, intentando tocar lo menos posible a la gente y con cierto cuidado para no quemar o quemarte con un cigarro o tirar una copa a alguien. Sin embargo, en Varsovia se permite toda clase de empujones para poder ir de un lado a otro del local. De esta permisividad también disfrutan las chicas que son empujadas y empujan con la misma ligereza que los hombres. En resumen, lo que en una disco del centro de Madrid te puede costar una pelea, allí es el pan de cada día. Llegó un momento en que me preocupaba más de que no me tiraran la cerveza que de bebérmela. Decir en favor de los polacos que en otros bares este fenómeno del empujón se producía en menor medida.

Tras dormir en la habitación compartida del Riviera, residencia de estudiantes en la que Alfonso vive (si a eso lo llamamos vida), me fui hacia el hotel que había reservado para el resto de mi estancia en Warzawa. El hotel estaba bien pero mi habitación con vistas a la maravillosa plaza de la Constitución se convertía en una cámara oscura con un gigantesco difusor en la ventana gracias a lona de publicidad que tapaba toda la fachada del hotel. Por toda Varsovia se ven estas grandes publicidades tapando las ventanas de los edificios sin tener mucho en cuenta el paisaje de la ciudad y a sus inquilinos.

Envío desde aquí un saludo a todos los Erasmus que conocí durante mi viaje y las fiestas a las que acudí y en especial a los compañeros de habitación de Alfonso que me acogieron como a uno más.

var_0297.jpg

Varsovia Polonia Una de las lonas de publicidad que se ven colgadas de las fachadas por todo el centro de la ciudad. Jose Pujol

vars_0434.jpg

Varsovia Polonia Vista del edificio de la residencia de estudiantes Riviera donde pasé mi primera noche y donde vivían la mayoria de los estudiantes Erasmus que conocí en mi estancia en la ciudad. Jose Pujol

Tranquilos, dejo aquí mis anécdotas nocturnas y comienzo a hablar de la ciudad de Varsovia y de las fotos. Tras una noche de resaca, como han sido la gran mayoría de mis noches en Varsovia, Alfonso y yo nos fuimos al centro en el metro que cruza de norte a sur la ciudad para comer y visitar el casco antiguo. Los billetes se compran por minutos, durante ese tiempo puedes viajar en cualquier transporte ya sea metro, tranvía o autobús. Veinte minutos cuestan 2,20 Zlotis (PLN) que son unos 0,50€. En Polonia el salario mínimo es muy inferior al de España y el euro es mucho más fuerte que el Zloti. Para la gente de allí la vida está muy cara y para el euro-visitante está todo muy barato. Durante todo el viaje me sentía como un empresario tejano con su cartera llena de petro-dolares. Este fenómeno económico hace muy aconsejable y rentable visitar este país.

var_0171.jpg

Varsovia Polonia Cartel en el interior de un vagón del metro de Varsovia equiparable al "Mind the gap" londinense o el "tengan cuidado de no introducir el pie entre el vagon y el anden" del metro de Madrid. Jose Pujol

var_0162.jpg

Varsovia Polonia Tienda de revistas y tabaco en la estación de metro de Politechnika en el centro de la ciudad. Jose Pujol

var_0172.jpg

Varsovia Polonia Cartel publicitario de las elecciones europeas en el interior de un vagón del metro de la ciudad. Jose Pujol

vars_0416.jpg

Varsovia Polonia Salón de juegos en un subterraneo en el centro de la ciudad. Jose Pujol

vars_0418.jpg

Varsovia Polonia Imagen de un dependiente en una pequeña tienda en un subterraneo del centro de la ciudad. Jose Pujol

Es curioso como la vida que tienen los pasos subterraneos de la ciudad. En cada uno de ellos hay una tienda donde puedes comprar revistas, tabaco, bebidas, comida e incluso desodorante, también encuentras una especie de salones recreativos donde puedes hechar unos Zlotis a una tragaperras y cada pasillo está vigilado 24 horas por un guardia de seguridad.

var_0282.jpg

Varsovia Polonia Libros en polaco en un puesto callejero en el centro de la ciudad. Jose Pujol

Me gustaría resaltar lo difícil del idioma polaco. Resulta totalmente incomprensible, impronunciable e incomprensible sobre la marcha. Saber en qué vía para el tren correcto es tarea difícil. Al final se demostró que el lenguaje internacional de la mímica es eficiente. La manera de expresarse de los polacos, el soniquete de su hablar y los gestos que utilizan se asemejan mucho a los del español. Muchas veces pensabas que alguien estaba hablando en castellano por el soniquete pero luego te dabas cuenta de que era polaco lo que salía de sus bocas. Supongo que esto facilitaba la comunicación no verbal y hace que los polacos castellano parlantes tengan un acento perfecto.

A la salida de suburbano, Alfonso como buen arquitecto me hizo una observación que resume a la perfección lo que es la arquitectura de la ciudad. A la izquierda un edificio reconstruido tras la segunda guerra mundial, en el centro un bloque de viviendas de estilo comunista construido durante la guerra fría y a la derecha un rascacielos de espejos levantado en los últimos años. Edificio fake, vivienda comunista y rascacielos capitalista en una misma plaza.

var_0176.jpg

Varsovia Polonia Vista del Museo Arqueológico, edificio reconstruido, a la salida del metro en la parada de Ratusz en el centro de la ciudad. Jose Pujol

var_0181.jpg

Varsovia Polonia Vista del un edificio de viviendas de la época comunista a la salida del metro en la parada de Ratusz en el centro de la ciudad. Jose Pujol

var_0179.jpg

Varsovia Polonia Vista de un rascacielos de cristal a la salida del metro en la parada de Ratusz en el centro de la ciudad. Jose Pujol

Calle arriba encontramos un memorial a los soldados caídos durante el levantamiento de Varsovia que tuvo lugar durante la segunda guerra mundial. Este acontecimiento explica lo de las reconstrucciones y lo del "paraíso fake polaco" como decía Alfonso.

var_0198.jpg

Varsovia Polonia Monumento en memoria de los combatientes polacos del alzamiento de Varsovia del año 1944situado en el centro de la ciudad. Jose Pujol

En 1944, durante la ocupación alemana en la segunda guerra mundial, la resistencia Polaca apoyada por el gobierno en exilio organizó un ejército de unos 50.000 hombres y mujeres para liberar Polonia antes de la llegada del ejército rojo. Los rusos, al comienzo de la guerra, habían invadido parte del territorio haciendo un pacto con los nazis y el gobierno polaco en Londres sabía que Stalin no permitiría reinstaurar el gobierno polaco si las tropas rojas liberaban Polonia. El inexperto e improvisado ejército polaco entro en la ciudad de Varsovia chocando con las preparadas tropas del ejército de ocupación nazi. Cuando el ejército rojo llegó a la orilla del Vístula paró su avance. Los polacos enviaron negociadores para la formación de un ejército mixto polaco-ruso que liberase la ciudad… pero los rusos no accedieron y se mantuvieron al otro lado del río. Tras casi dos meses de lucha, el ejército polaco firmó su capitulación. Muchos polacos, militares y civiles murieron en los combates y tras la rendición, otros tantos fueron enviados a campos de trabajo.

var_0253.jpg

Varsovia Polonia Un hombre observa la exposición en un parque del centro de la ciudad donde se exponen fotografías aéreas que muestran la destrucción de Varsovia tras la segunda guerra mundial. Jose Pujol

Para entonces la desierta ciudad de Varsovia estaba prácticamente destruida por los combates durante la invasión nazi, el levantamiento del gueto judío de Varsovia y el levantamiento de 1944. A esto hay que sumar el trabajo realizado por los ingenieros del ejército nazi que antes de su retirada destruyeron más edificios dejando solo intactas las líneas del ferrocarril.

var_0256.jpg

Varsovia Polonia Exposición en parque en el centro de la ciudad donde se exponen fotografías aéreas de la ciudad que muestran la destrucción de esta tras la segunda guerra mundial. Jose Pujol

Todo esto lo pudimos ver más tarde en una exposición de fotografías aéreas de la segunda guerra mundial en un tranquilo parque donde hice la foto de la pareja en el banco. En la expo se mostraba de manera espectacular la destrucción que sufrió la ciudad barrio por barrio a vista de pájaro.

var_0250.jpg

Varsovia Polonia Una joven pareja abrazada en un pequeño parque en el centro de la ciudad. Jose Pujol

Esta triste historia del levantamiento y de la ciudad durante la guerra, explica por qué los edificios del casco antiguo de Varsovia no tienen más de 60 años de antigüedad y que la ciudad sea un fake, una reconstrucción de lo que fue. Pero esta sensación se olvida cuando paseas por las pequeñas calles que se encuentran dentro de la antigua muralla y que fueron declaradas patrimonio de la humanidad por la Unesco.

var_0233.jpg

Varsovia Polonia Vista de una de las callejuelas del centro histórico de la ciudad mientras una señora camina hacia unos policias frenta a un señor dormido en un banco de piedra. Jose Pujol

var_0207.jpg

Varsovia Polonia Un hombre observa un escaparate de una tienda de antiguedades en el centro histórico de la ciudad. Jose Pujol

var_0210.jpg

Varsovia Polonia Vista de la plaza del mercado en el centro histórico de la ciudad. Jose Pujol

Antes de pasear por estas calles, comimos una pasta rellena muy sabrosa y barata llamada pierogi. Debéis tener en cuenta que en cualquier restaurante os saldrá más barato medio litro de cerveza que una botella de coca-cola, así es Polonia. Cruzamos la muralla, serpenteamos por las calles y llegamos a una gran plaza al estilo de la Plaza Mayor de Madrid llamada Rynek Starego Miasta o plaza del mercado. En ella se encuentra una estatua de una sirena con escudo y espada que es la imagen del escudo de la ciudad.

var_0225.jpg

Varsovia Polonia Estatua de la sirena símbolo de la ciudad en la plaza del mercado en el centro histórico de la ciudad. Jose Pujol

Según cuenta la leyenda esta sirena llamada Sawa salió del Vístula, se casó con un pescador llamado Wars y fundó la ciudad. Alfonso me comentó que el escultor que realizó la estatua le puso la cara de una mujer de la época y a raíz de ello, la joven obtuvo cierta fama y notoriedad en aquellos tiempos.

var_0236.jpg

Varsovia Polonia Torre del Castillo Real en el centro histórico de la ciudad construido a principios del S.XVII y residencia de los reyes polacos. Jose Pujol

var_239.jpg

Varsovia Polonia Imagen de la columna de Zigmunt o Segismundo en el centro histórico de la ciudad. Jose Pujol

Callejeando llegamos a la gran plaza de Zamkowy donde se encuentra el Castillo Real, construido a principio del S.XVII (demolido en 1944 y reconstruido) y la columna de Zigmunt, rey de Polonia que llevó la capital de Cracovia a Varsovia. En esta zona encontramos a muchos turistas y varias exposiciones artísticas e históricas en la calle.

var_0240.jpg

Varsovia Polonia Dos mujeres pasan delante de la exposición Coexistence en el centro de la ciudad. Al fondo el castillo Real. Jose Pujol

var_0286.jpg

Varsovia Polonia Iglesia de la Santa Cruz donde se encuentra el corazón del compositor Chopin. Jose Pujol

var_0283.jpg

Varsovia Polonia Placa en la iglesia de la Santa Cruz en la que se recuerda al Papa Juan Pablo II. Jose Pujol

var_0288.jpg

Varsovia Polonia Estatua en el centro de la ciudad dedicada al científico Copérnico, uno de los polacos más ilustres. Jose Pujol

Salimos de la plaza caminando hacia el sur viendo la iglesia donde tienen guardado el corazón de Chopin. En la puerta de esta iglesia encontré una imagen de uno de los polacos más famosos, el Papa Juan Pablo II. En Polonia todos son muy religiosos a pesar de la época comunista o gracias a ella. Se ven bastantes monjas y curas por las calles e incluso el taxista que me llevó de Auschwitz a Cracovia se santiguaba al pasar frente a una iglesia. Otros famosos polacos son Marie Curie, nacida en Varsovia recordada en el edificio de la universidad politécnica y Copérnico de quién también encontré una estatua en el centro de la ciudad.

var_0293.jpg

Varsovia Polonia Dos jovenes encadenan sus bicicletas a una farola junto a los pequeños locales de la época comunista en el centro de la ciudad. Jose Pujol

Saliendo de la calle principal, en la parte de atrás de los maravillosos edificios con Starbucks cafés y tiendas de moda en sus locales comerciales, encontramos unos ajardinados patios interiores con unos pequeños locales construidos en la época comunista. Pequeños comercios y bares con mucho encanto donde se puede tomar una cerveza, un té o fumar en una cachimba.

var_0249.jpg

Varsovia Polonia Vista del Palacio Presidencial en el centro de la ciudad. Jose Pujol

Volviendo a la calle principal vimos el palacio presidencial que se encuentra a una manzana de distancia de una gigantesca plaza al más puro estilo soviético donde se encuentra la tumba del soldado desconocido del que tiré varias fotos.

var_0275.jpg

Varsovia Polonia Dos soldados polacos hacen guardia en la tumba del soldado desconocido. En las paredes están grabados los nombres de las batallas en las que participaron soldados polacos. Abajo a la derecha se distingue el nombre de Somosierra. Jose Pujol

var_0271.jpg

Varsovia Polonia Vista trasera de la tumba del soldado desconocido. Jose Pujol

En otro paseo visité el palacio de cultura y ciencia, una gran torre construida por Stalin en pleno centro de Varsovia. Pero me reservo esas fotos y la narración de esa visita para un futuro post. También espero hablaros los próximos días de mi reportaje sobre el campo de concentración de Auschwitz.

vars_0430.jpg

Varsovia Polonia Una mujer cruza una avenida del centro de Varsovia montada en su bicicleta. Jose Pujol

vars_0431.jpg

Varsovia Polonia Una mujer lee un libro sentada al sol entre dos columnas de un soportal en el centro de la ciudad. Jose Pujol

La estancia y visita a Varsovia fue muy divertida, placentera y económica. Y mis libranzas muy satisfactorias. Ya de vuelta a la redacción se siente que el verano está cerca, que el fútbol se acaba y que tras las elecciones europeas la actividad política empezará a bajar. Espero ansioso la llegada de mis verdaderas vacaciones de verano...

var_01592.jpg

Varsovia Polonia Un tranvia cruza una avenida en el centro de la ciudad. Jose Pujol