Opinion · MierdaJobs

Lo último en ofertas laborales: habitación a cambio de tareas domésticas y sexo

En un país con 3.079.491 personas registradas en las oficinas del Servicio Público de empleo, y un precio medio de alquiler de vivienda que oscila entre los 15,8€ el m2 (Barcelona) y los 3,9€ el m2 (Jaén) al mes, muchas personas no encuentran otra salida que ponerse a trabajar a cambio de una habitación.

En la red se puede encontrar a innumerables personas buscando una habitación y ofreciéndose para trabajar en las labores domésticas, cuidando niños, incluso de interna, a cambio de tener un espacio en el que poder dormir.

Ya no sólo le está ocurriendo a personas solas, sino también a madres que no tienen forma de conseguir un techo para sus hijos y que, a la desesperada, ofrecen su tiempo, ya que de otra forma les sería imposible alquilar, ya no un piso, una habitación en la que vivir.

Para que nos hagamos una idea, y tras visitar las habitaciones individuales en Idealista, una habitación en el barrio de Vallecas (Madrid) cuesta en torno a 300-350 euros, mientras que, en la zona de Chamberí, las habitaciones cuestan unos 450 euros.

Si hablamos de Barcelona, una habitación en el barrio de Sans cuesta unos 350-400 euros y si nos vamos a Hospitalet de Llobregat, es difícil que bajen de los 300 euros.

En Santander son algo más económicas, aunque su precio no suele bajar de los 200 euros y algunas pueden llegar hasta los 600 euros.

En el sur los precios bajan. Por ejemplo, el precio medio de una habitación en Almería es de unos 200-250 euros.

Eso sí, hay que tener en cuenta que muchas de ellas son tan económicas porque son auténticos zulos en los que no cabe ni una mesita de noche.

Hanna (todos los nombres del reportaje son ficticios para no revelar la identidad de las fuentes) tiene una niña de 3 años. Está en paro y no encuentra trabajo, por lo que no puede mantener una pequeña habitación en Madrid. Cada día busca una habitación a cambio de hacer las tareas domésticas, lo que incluiría la limpieza, la plancha, el cuidado de un anciano o niños y la comida. “Con una niña es muy complicado, y más sin ser española”.

Hanna, no es la única persona de su entorno está en esta situación. “Tengo amigas que están de internas por 200 euros y una habitación, y algunas son españolas” comenta.

En su caso, Miguel, busca una habitación a cambio de trabajar “en lo que sea”.

Llegó de Honduras hace cuatro años y ha trabajado en el sector de la hostelería (siempre sin contrato) hasta que un día le dijeron que no volviera.

“Ahora no tengo trabajo y estoy pidiendo en la calle. Conozco a mucha gente extranjera que está en la misma situación que yo, tanto hombres como mujeres”.

Rosa no dice en ningún momento que tiene una niña pequeña. Llegó a España hace seis meses y gracias a un conocido ha tenido un sitio en el que alojarse hasta la fecha. Ahora deben abandonarlo porque el dueño del piso lo necesita. Está buscando un piso a cambio de trabajar.

“No digo que tengo una niña porque si lo hago la gente no me contacta. Prefiero comentarlo en la entrevista” explica. “No me queda más remedio que hacer esto. No tengo trabajo ni papeles y necesito un sitio en el que podamos dormir”, concluye.

En su caso, Rosa nos comenta que está buscando trabajo y que ha recibido gran cantidad de ofertas de contenido sexual. “Me han pedido vídeos eróticos, me han ofrecido una habitación a cambio de relaciones sexuales… muchas cosas de estas me han pasado…”.

En el otro lado encontramos dos perfiles muy definidos: por un lado, personas con salarios muy bajos que no pueden permitirse pagar a alguien que cuide a sus hijos o a sus mayores y, por el otro, personas que se aprovechan claramente de esta situación de precariedad.

Patricia y Jesús están pasando apuros económicos. Patricia trabaja por horas limpiando casas y cuidando niños (sin contrato) y Jesús es camarero. Tienen dos niños y la familia vive fuera de Barcelona, a unos 30 minutos de la capital.

Las tardes son un momento complicado para la familia ya que ambos trabajan y no tienen con quién dejar a los niños. Por eso están buscando a una persona que se quede con ellos de lunes a viernes de 16 a 22 y los sábados por la mañana a cambio de una habitación y un plato más en la mesa.

“Es lo único que podemos ofrecer ahora mismo. Entre alquiler, ropa, y comida vamos muy mal de dinero”.

Hablamos con Armando (nombre ficticio para no revelar su identidad) un señor que ofrece una habitación, únicamente a mujeres, a cambio de que realicen las labores domésticas. El anuncio de internet no da indicios de lo que viene a continuación.

“Busco una mujer que necesite un sitio en el que vivir”, nos comenta, “a cambio tendría que planchar, cocinar y limpiar, lo único es que tendría que dormir conmigo porque solo tengo una habitación”, continúa.

No hace falta mucho tiempo para que Armando confiese sus intenciones: habitación a cambio de tareas domésticas y sexo.

Estos casos no se encuentran en las profundidades de internet. Únicamente basta con una búsqueda: -Habitación a cambio de trabajo- para que el resultado sea un gran abanico de ofertas en diferentes páginas.

Incluso, podemos encontrar una web, ofrezcoacambio.com, en la que estos casos se dan de forma muy frecuente. La mayoría de ellos son personas como Hanna, Rosa y Miguel que, sin recursos, buscan hacer un trueque habitación- trabajo con tal de no verse en la calle.